Boca hizo los deberes en San Juan y River consiguió ante Belgrano su segundo triunfo seguido

Boca ganó 2-1 a San Martín y 2-1 en el Monumental ante Belgrano.
Boca:
En San Juan, Boca jugaba ante San Martín en el estadio del Bicentenario como si estuviese en una pequeña porción de La Boca. ¿Por qué? Es que en los 11 encuentros anteriores en ese estadio había ganado 9 y sumaba una derrota y un empate. Esto se acentuaba si se tenía en cuenta que los hinchas visitantes colmaron dos de las cabeceras. En este marco el Xeneize acompañó las estadísticas y ganó 2-1 para sacarle tres puntos de ventaja a su perseguidor San Lorenzo.

El trámite del primer tiempo arrancó favorable para los dirigidos por los mellizos Barros Schelotto. Los visitantes se hicieron rápidamente con el control de la pelota y los sanjuaninos optaron por replegarse cerca de su área. Pero ambos equipos tuvieron acercamientos antes de que se concrete el primero para la visita.

A los 4′ llegó la primera situación. Un centro de Gago al medio del área chica terminó en córner de Patricio Matricardi, quien salvó la llegada de Benedetto de frente al arco. Tres minutos después San Martín llegó por una jugada preparada que terminó con un remate largo de Gustavo Villarruel. Ardente se lució a los 14′ al mandar al córner un tiro libre bien ejecutado por Gago. La pelota parada la había ganado Centurión a pura gambeta.

La más cercana para los locales fue a los 20′, un remate a la distancia de Ezequiel Montagna. Dio la sensación de que Rossi la tenía controlada.

Al mejor estilo Carlos Tevez, a los 27′ Pavón encaró desde la izquierda al centro del ataque en el borde del área y sacó un derechazo fulminante que entró en el ángulo. Inatajable.

A los cinco del complemento, un blooper de Rossi (confundido por un movimiento de Insaurralde) casi termina en el empate sanjuanino por no embolsar bien la pelota. El rebote le quedó a Emanuel Dening y su disparo se fue lejos, para fortuna del arquero. pero también para la desgracia de los locales, ya que en la primera contra que tuvo el puntero del campeonato mostró contundencia y estiró la ventaja.

Fue a los diez. Pablo Pérez le puso un pase espléndido a Benedetto, que corrió por la banda izquierda e hizo todo bien. El nueve (parado como puntero) cedió a Centurión (parado como un 9) en el medio del área y frente al arquero. Lo definió con dos toques: la paró de derecha y le pegó de zurda para el 2-0.

Si hasta el momento el encuentro había sido bastante parejo pero con un leve dominio de Boca, el segundo acentuó la tendencia. A los 12′, Ardente volvió a lucirse. Gago vio el pique y desmarque de Silva en diagonal, cedió para que el lateral cabeceé y la reacción del aquero salvó el tercero. Centurión la tuvo de nuevo a los 20′, pero su zurdazo se fue desviado cuando encaraba a la entrada del área grande. Siete minutos después, otra vez el ex Racing cedió en cortada a Benedetto, quien eludió al arquero y, cuando estaba con el arco vacío, disparó de zurda encima del travesaño. La velocidad le jugó en contra al goleador xeneize.

Pero si a algo nos tiene acostumbrado este Boca de Barros Schelotto es a no saber cerrar los partidos, aún si la lógica dice que ya no hay chances de revertir. Boca sufre en cada centro en su área y lo iba a pagar. A los 35′, el árbitro anuló bien un gol de San Martín por posición adelantada. A los 43′, Dening ganó en el área chica (sólo, sin marca) y de cabeza estampó el 1-2. El descuento ponía un suspenso impensado en el partido.

Insólitamente, y para enojo del DT y los hinchas, Boca no paró de desperdiciar situaciones en esos minutos finales. Primero con Zuqui, que tiró afuera un mano a mano tras una gran jugada de Bentancur. Después, con Centurión. Bou aguantó en el área un pelotazo largo, se la dio al 10 y este le pegó desviado, claramente agotado.

Boca quedó así con 37 unidades, a tres de San Lorenzo, único escolta. En tanto, los sanjuaninos suman 15, solamente por arriba de Belgrano y Arsenal.

River:
River, sin su delantero estrella, Lucas Alario, ni Rodrigo Mora y otros convocados a sus selecciones en la fecha FIFA, recibía a Belgrano de Córdoba en el Monumental por la 17° fecha, en busca de su segundo triunfo consecutivo. El conjunto de Marcelo Gallardo cumplió con el objetivo y ganó 2-1. Así, el Millonario suma 29 puntos (a ocho de Boca) y se acercó a la zona de clasificación directa a la Copa Libertadores de 2018. En tanto, Belgrano redondea una pésima campaña con 13 puntos, sólo superando a Arsenal en el fondo de la tabla.

El encuentro comenzó como se esperaba. River proponía lo que acostumbra con su ataque rápido, presión arriba y peligrosidad por las bandas con jugadores de buen pie. Pero los dirigidos por Madelón no se quedaron atrás y lograron hacer más daño que el local teniendo menos la pelota.

De hecho, las primeras llegadas claras fueron del “Pirata” cordobés. A los 6′ pareció que Maidana agarró a Lema dentro del área local, pero el árbitro Nicolás Lamolina no vio penal. Un minuto después, Batalla salió rápido y le ganó el duelo a Bieler, cuando quedó mano a mano. El delantero no pudo pararla bien para una mejor resolución. A los 26′ Maidana salvó otra de peligro para los visitantes. El defensor llegó a cruzar mandando al córner cuando definía Matías Suárez.
Con la producción de Pity Martínez y Nacho Fernández River levantó mucho a falta de 15 minutos y tuvo sus mejores chances sobre el final. Melano se durmió, Mayada se le anticipó y encaró a la defensa celeste, jugó la pared con el Pity y centró para Nacho, que cabeceó y la pelota fue despejada por la defensa pirata en la línea. En una segunda jugada el ex Huracán le pegó y, tras un desvío, la redonda terminó en el techo del arco. Después, a los 40′ Nacho Fernández centró para Alonso, que llegó a cabecear por detrás de todos: se fue cerca.

Tan sólo a los 40 segundos del complemento River sacó ventaja con una jugada por la izquierda. Rojas desbordó, metió un centro rasante con fuerza, Driussi llegó por el medio. La pelota pegó en el palo, le dio en la espalda al arquero Acosta y se metió. A los 9′ Alonso tuvo el segundo. El delantero le pegó mal cuando la jugada pedía cruzado, pero la tiró afuera.
Y cuando River sonreía por el resultado y el trámite a favor, llegó la sorpresa de los cordobeses que enmudeció momentáneamente el Monumental. Lema hizo una doble pared en el borde del área y definió como delantero para empatar el partido.
El choque se volvió peligroso para los locales, que salieron a buscar con todo. Tanto así que a los 20′ Ponzio cerró de manera providencial cuando Bieler se relamía por el segundo. Pero finalmente fue la jerarquía de River la que sacó ventaja. Rojas tocó para Alonso, que pivoteó y tocó de primera para Casco cuando entraba al área. El lateral la aguantó, se tomó un segundo de más para esperar la llegada Pity de frente al arco y el volante le pegó de primera al lado del palo. Imposible para el arquero.

La perla al final del encuentro fue el gol errado por River en el descuento. El Pity Martínez recorrió varios metros, acompañado de tres compañeros por el medio. Cuando quedó mano a mano el volante cedió para Tomás Andrade y el juvenil le dio demasiado despacio. Acosta se estiró para atrás y salvó milagrosamente. Una situación difícil de repetir.

Comentários no Facebook