Chubut | El Gobernador no logra consolidar un espacio de poder real en la Legislatura

Las diferencias dentro del oficialismo son cada vez más evidente y potencian los efectos de una crisis económica devastadora.

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, lo logra aceitar su vínculo con el Poder Legislativo. No pudo hacerlo durante el período anterior, algo que podía llegar a comprenderse ya que era una bloque que respondía a Mario das Neves; pero tampoco está pudiendo ahora, donde el armado de la lista estuvo a su cargo.

La crisis económica y social que atraviesa la Provincia agiganta las diferencias dentro del Chubut al Frente, con los aliados, esos referentes que le dieron a Mariano Arcioni, el sustento necesario para poder presentarse y ganar las elecciones.

Lo que más molesta a los “propios” es el hermetismo que mantiene el Gobernador en las decisiones fuertes, decisiones que significan un costo político también para ellos. El armado del Gabinete fue otro punto controversial. «Toman malas decisiones, rodeado por un grupo de personas que ya lo venía asesorando y no lo hizo muy bien. Encima pretenden que paguemos todos el costo», dijo enojado un legislador.

la caja de resonancia de las “internas” es precisamente la Legislatura. Con varietés de sectores dentro del bloque, el Gobernador, no logra aceitar el vínculo con el interlocutor más importante de ese espacio: el vicegobernador, Ricardo Sastre. Tampoco lo ha logrado con Adrián Maderna, otro aliado con representantes en la Casa de Leyes.

La diferencia reside quizás en las formas. Maderna tiene un estilo menos confrontativo aunque sus diputados no dudaron en plantarse públicamente ante los intentos del Ejecutivo de imponer proyectos polémicos en el marco de la Reforma del Estado.

En cambio, desde Puerto Madryn, con un perfil más político lanzan pequeños misiles que desde Fontana 50 interpretan como grandes cañones. Allí, se desatan problemas mayores. Cruces públicos, idas y vueltas… luego, llega la foto que apacigua un rato las aguas hasta que la próxima llovizna desate una nueva tormenta.

El propio Arcioni reconoció ayer en la presentación del cupo trans en la Provincia que las cosas no están bien. Dijo: “Yo trabajo para todos y cada uno de los ciudadanos y habitantes de esta provincia y lo voy a seguir haciendo como lo vengo haciendo desde el primer día. Con mucho esfuerzo, sacrificio, con responsabilidad, transparencia y honestidad y a pesar de todos los palos en la rueda y los obstáculos que estamos sorteando”. El mensaje fue para los “suyos”, después de una semana de intensas diferencias.

Días atrás, el vicegobernador Ricardo Sastre, publicó en sus redes sociales una foto con un sugerente mensaje. “Golpean al lobo hasta que muerde para decir que es malo”.

“Fuego amigo”  Barragán Vs Ingram

El jefe de prensa “Coco” Barragán, escribió un ácido comentario sobre una foto en la que se veía al gobernador recibiendo al intendente de Comodoro Rivadavia, Juan Pablo Luque: “Lo bueno es que la foto con Juan Pablo le asegura los votos del Frente de Todos y le va a permitir aprobar su plan de ajuste cuando se trate en la Legislatura… ¿Ah no? ¿Cómo que no?”, ironizó el ladero del vicegobernador.

Sin pegar debajo de la línea del cinturón y midiendo sus palabras, el que salió al cruce fue un comodorense de pasado ultradasnevista y ahora “soldado de Mariano”: el diputado provincial Roddy Ingram, que le respondió a Barragán: “Tranqui, Coco. Hay que construir y es entre todos”.

Ni lerdo ni perezoso, Barragán retrucó con un “hay que construir con los que tienen intenciones de construir. Abrazo, Roddy”.

Cuando parecía que el ida y vuelta se apagaba, apareció otro actor en escena: Gustavo Sastre, el intendente de Puerto Madryn, que siguió el hilo de la conversación anterior y agregó al comentario de Ingram: “Sobre todo cuando necesitan votos…”

El legislador le dio la razón: “Y sí, es verdad Gustavo pero siempre de frente y apoyando el proyecto al cual apostamos, abrazos”, terminó Roddy, dejando en claro que el clima entre el arcionismo y el sastrismo se corta con un papel.

Comentários no Facebook