El Maitén | La Unión Ferroviaria denunció a Currilen por “aprietes” y violencia verbal

“El intendente termino insultado a los ferroviarios y a una mujer, compañera también, que la maltrató bastante” aseguró Néstor Pais, dirigente de la Unión Ferroviaria.

El dirigente de la Unión Ferroviaria, Néstor Pais, en diálogo con Radio 3 (Trelew) se refirió a lo ocurrido el sábado en una reunión entre el intendente, funcionarios y los trabajadores.

“Fue gente a apretar a los empleados para que sacaran el tren”, ratificó y sostuvo que “más que diálogo, fue con una actitud de soberbia y patoteril de parte del intendente y funcionarios que se reunieron con nuestros representados”.

Reiteró que “el intendente termino insultado a los ferroviarios y a una mujer, compañera también, que la maltrató bastante”.

Insistió en señalar que lo resuelto por los trabajadores de Maitén y Esquel “no era nada en contra de El Maitén ni la fiesta pero, la gente esa cansada. Con promesas no se pude ir a comprar al supermercado”.

Las declaraciones del Intendente Currilen “son bastante desafortunadas”, consideró Pais que manifestó que “él le hecha la culpa a una sola persona, que es un delegado de El Maitén (Ballerini) cuando en realidad tendría que echarse la culpa él y funcionarios de Provincia que no cumplieron”.

“Nuestros representados no insultaron a nadie y ejercen un derecho que les corresponde, como no hacer horas extras, y por eso son tildados de personajes. Yo, estoy orgulloso de térnelos en nuestro gremio”, replicó Pais.

“Marcelo Ballerini lo único que está tratando es de defender sus derechos y cobrar lo que les corresponde, que es lo que está firmado y homologado por la Secretaría de Trabajo. No están en contra del pueblo ni del Intendente”, insistió.

País transmitió que “la gente está cansada y desilusionada. Va a trabajar sin ganas ni ánimos. Hace casi un año que aguantamos promesas de los funcionarios. Cumplimos con la disposición de la Secretaría (de Trabajo) de no realizar medidas de fuerza –pero- la gente está con los brazos caídos, no tiene ganas de trabajar en esta situación”.

El dirigente de la Unión Ferroviaria precisó que “esto se soluciona pagándole a la gente lo que se le debe, acomodándoles los sueldos, pagando las clausulas gatillo y el dinero que se ha acumulado como deuda, que ya ronda los 10 millones de pesos”.

“No está en el ánimo de la gente boicotear ninguna fiesta ni estar en contra de la localidad, pero pongámonos en el lugar de ellos. No hay miras de que se va a pagar, ni una seguridad. Van a trabajar porque es su obligación y todavía aman su trabajo, pero es necesario que del otro lado cumplan con lo pactado y se pague lo que corresponde”, concluyó.

Comentários no Facebook