Eliminaron los feriados puente y este año habrá 10 fines de semana largo

Ahora serán 16 los días no laborables y sólo en Carnaval habrá un receso XL. Hubo críticas y apoyos a la medida.

feriadosLos fines de semana “XL”, esos que unen dos feriados con el sábado y el domingo formando unas mini vacaciones, sufrirán un recorte tras seis años en los que habían ganado una gran popularidad. Tal como se esperaba, el Gobierno los redujo a un tercio con el argumento de que interrumpían las clases y perjudicaban al comercio y la industria.

Entre 2010 y 2016, para fomentar el turismo, se habían sumado al calendario dos “feriados puente” cada año que habilitaban en cada caso períodos de cuatro días de descanso seguidos. Pero a partir de este año eso cambiará.

El recién publicado decreto 52/2017, que lleva la firma del presidente Mauricio Macri, eliminó todos los puentes y dejó sólo uno de los tres “findes XL” que había antes: el de Carnaval, que este año cae a fines de febrero. Fuera de eso, lo más parecido será Semana Santa, pero sólo para quienes puedan tomarse el Jueves Santo, que legalmente no es un feriado.

Con el cambio, el 2017 ya no tendrá 18 feriados, sino 16. Aunque sólo 12 representarán un descanso adicional, porque cuatro coinciden con fines de semana: el ya pasado 1° de enero (Año Nuevo), el 2 de abril (Malvinas), el 17 de junio (muerte de Güemes) y el 9 de julio (Independencia). En total habrá 10 “findes largos”, la misma cantidad que los que hubiera habido con el sistema anterior, pero tendrán menos días por la eliminación de los puentes.

La reforma incluyó otras cláusulas que no tendrán impacto este año, aunque sí más adelante. Por un lado, se anuló la regla de que el 17 de agosto, el 12 de octubre y el 20 de noviembre debían siempre tener su feriado un lunes: ahora, si caen sábado o domingo, ahí quedarán.

Por otro lado, la lista de feriados trasladables se amplió de 4 a 7. Según el decreto, ahora también serán móviles el 24 de marzo (Día de la Memoria), el 2 de abril (Malvinas) y el 17 de junio (muerte de Güemes), siempre y cuando caigan en días martes, miércoles, jueves o viernes.

Esto último generará fines de semana largos donde antes no los había, aunque habrá que esperar: el primero será el 2 de abril de 2019. Para los trasladables, el criterio será que si caen en martes y miércoles pasen al lunes anterior, y si caen jueves o viernes se celebren el lunes siguiente.
El Gobierno justificó la reforma en que la política de puentes “generó dificultades para el cumplimiento de los (180) días dispuestos para el ciclo lectivo y afectó la competitividad del sector productivo”. El cambio aplicado, sostuvieron, vuelve la situación a “un punto medio que beneficia a todos los sectores”.

En esa línea, la Cámara Argentina de Turismo se mostró conforme. “Quedaron contemplados los intereses de todas las partes. Los puentes habían sido muy positivos, pero lo importante es que seguirá habiendo una buena cantidad de fines de semana largos y que el régimen vuelve a ser previsible”, dijo a Clarín Oscar Ghezzi, el presidente de la entidad.
La medida, de todos modos, despertó algunos rechazos en el sector. La Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata, por ejemplo, dijo que el cambio les “juega totalmente en contra” y en el Colegio de Martilleros de esa ciudad lo tildaron de “desastroso”.

Al otro extremo, la Cámara Argentina de Comercio recordó que, en un sondeo propio reciente, el 71,7% de los comerciantes del país habían pedido eliminar feriados al entender que les traían menos ventas y más costos. Según consideraron, el decreto “tiende a lograr un régimen de feriados más razonable y equitativo”.

El Gobierno había intentado cambiar el régimen por ley, pero terminó haciéndolo por decreto porque la iniciativa no llegó a aprobarse a fin de año, en las sesiones extraordinarias. Ahora el decreto deberá ser revisado y aprobado por el Congreso, donde la oposición ya adelantó que intentará dejarlo sin efecto.

Comentários no Facebook