Esquel | Mujeres marcharon por el femicidio de “Cami” Figueroa

En medio del dolor y la consternación de sus amigas, porque la víctima no tenía familiares en la ciudad, la Justicia se disponía a la apertura de investigación por el femicidio del que está acusado un ex policía, actualmente albañil, de unos 60 años, que confesó el crimen de la mujer de 43. “No voy a parar hasta verlo en la cárcel, espero que me ayuden”, suplicó su amiga Marisa.


Un grupo de mujeres de Esquel, no tan numeroso como hubieran querido, se movilizó este jueves al mediodía por las calles de la ciudad para pedir Justicia por el crimen de Ruth “Cami” Figueroa, la mujer de 43 años que fue asesinada el miércoles por la tarde en un departamento cercano a la Terminal de Ómnibus.

La víctima tenía una peluquería no habilitada y al parecer mantenía una relación comercial, no personal, con el victimario, quien fue encontrado en la escena del crimen por una de las amigas de la mujer.

“No me pude retirar del trabajo, a la 1 de la tarde recién pude pasar por su casa, insistía en llamarla y no me contestaba. A la media hora volví, pedí una copia para ingresar al departamento que ella alquilaba y fue el peor momento de mi vida”, relató su amiga Marisa, que descubrió el crimen.

“Fui la primera en entrar y me encontré con todo esto. Cami tenía ataques de pánico, estaba depresiva, por eso no quería tener pareja, estaba sola”, contó.

“No voy a parar hasta que no se haga Justicia, necesito que esto no quede impune, porque mi amiga era una gran persona, ayudaba a todo el mundo. No voy a parar hasta que este asesino que tuvo tanta cizaña pague con cárcel”, prometió.

“Espero que todos me ayuden y que la Justicia les dé la razón a las mujeres”, sostuvo.

“No conozco a nadie de su familia, supongo que la novedad les llegará a través de la policía”, dijo antes de agregar que el acusado estaba en la escena del crimen cuando lograron abrir la puerta.

“Nos pusimos a disposición, es nuestro trabajo, tratamos de contener a su familia, su único vínculo eran sus amigas”, indicó por su parte Graciela Avilés, responsable del Consejo Municipal de la Mujer.

“Nos duele mucho, siempre lo veíamos de lejos, pero ahora lo vemos en Esquel y toda la sociedad debería estar presente en esta marcha. Ella era trabajadora, que transitaba la calle y se movía en este círculo”, lamentó.

“Hay un asesino que hizo todo esto con ensañamiento, se supone que pasó todo a la mañana y se descubrió a las 2 y media de la tarde. Por suerte la fiscal (María) Bottini actuó rápido, tomó cartas en el asunto y hasta caratuló la causa como femicidio», valoró la funcionaria.

«Estaba internado porque supuestamente intentó cortarse las venas, pero creemos que intentó disimular la barbaridad que hizo. Cuando Marisa llegó vio un cuadro muy triste y desde la Red de Contención debemos sostenerla porque son imágenes que nunca se le van a borrar», reflexionó.

«Más allá de la marcha provincial del fin de semana, queríamos salir este jueves a la calle, haremos una manifestación por el centro con lazos negros y el nombre del femicidia», anunció Avilés.

Comentários no Facebook