Esquel | Se resiente actividad del Frigorífico Esquel por caída en el consumo de carne

“Si baja el consumo tenemos menos trabajo”, advirtió Tomás Ríos, empleado del Frigorífico Esquel y representante gremial del Sindicato de la Carne. De esta manera planteó que la planta matarife ve reducida su actividad por la disminución en el consumo de carne vacuna y de cerdo en los vecinos de la zona.

Atribuyó el cambio de hábito en la alimentación a la crisis económica y el desempleo, que obligan a optar por otros alimentos más económicos.
En la actualidad Ríos explicó que se están faenando semanalmente unos 26 porcinos y entre 40 y 50 novillos.

“Son porcinos grandes de alrededor de 80 kilos de los productores de Trevelin y la zona. Los traen los mismos productores y se hace el servicio de faena. Acá se les da muerte a los porcinos y se los pasa por una olla grande con agua a una temperatura de 60° para que afloje el pelo. Están un minuto y medio o dos y de ahí a una peladora que le arranca el pelo”.

Destacó que “a cada chancho se le saca una muestra y se manda a analizar y si da bien la gente de bromatología le pone el sello para que se pueda vender en las carnicerías, donde cada productor tiene su carnicero para vender después el animal”.
A la crítica situación económica sumó la faena clandestina. “A eso se suma la faena clandestina que hace mermar mucho nuestro trabajo. Entendemos que no se están haciendo los controles que deberían hacerse. Se está faenando mucho de manera clandestina para vender en las carnicerías. Y hasta que no haya un compromiso político y se tomen medidas serias no va a parar”.

TRABAJO EN RIESGO
Con este panorama, indicó que ya se mantuvieron algunas reuniones con los directivos del Frigorífico Esquel: “estaban en la cuerda floja tres puestos de trabajo. Acá trabajan 6 personas cuando en el frigorífico de Trevelin, que viene mal, tiene 50 empleados, y una fábrica de chacinados tiene 7 personas. La situación está dura, no hay venta porque la gente no tiene trabajo. Si estuviera mejor la economía del ciudadano común, si pudiera comprar un kilo de carne más sería otra la situación. Nos dicen que están en la cuerda floja por la luz, las cargas sociales y demás”.

No obstante, Río en principio dijo que “se acordó la continuidad de los 6 porque no se podría trabajar con menos gente. Eso es imposible porque la planta ya está al mínimo”.
FAENA DE LANARES

Más allá de la faena de cerdos y bovinos, Ríos lamentó la paralización de la zafra de ovinos.
“Me sorprende mucho que hoy como está el dólar no haya actividad. Hoy es atractiva la exportación porque el peso argentino no vale nada. Y si sacan una faena de lanares a exportación se vendería en dólares y sería negocio. Los políticos tienen que tener un grado de habilidad mental y llamar a la empresa porque hoy la situación es favorable, y cuando ha tenido momentos desfavorables recurrió a políticos para tener ayuda y trabajar. Hoy un político inteligente tendría que llamar a los dueños y decirles que hagan algo”.

Comentários no Facebook