Fútbol Argentino: Estudiantes igualó con River 1 a 1

En un Ducó repleto, Alario abrió el partido con un discutido penal pero Auzqui lo igualó de cabeza. El líder estiró su invicto a 20 partidos.
dalessandro-riverEn un Ducó repleto, la fiesta estuvo en la tribuna. Pero River no pudo con Estudiantes, que rescató un punto para mantenerse firme en lo más alto del campeonato. Aunque Lucas Alario abrió el partido en el final del primer tiempo, después de un penal muy discutido, un cabezazo de Carlos Auzqui le permitió al líder rescatar un punto en un estadio muy difícil para los platenses.

La última vez que Estudiantes perdió por torneos locales fue el 5 de marzo de este año. ¿Dónde? En el Palacio Ducó, el escenario en el que visita a River. La derrota fue por 1-0 ante Huracán. Desde ahí, lleva 19 partidos sin derrotas y ahora el equipo de Marcelo Gallardo intenta cortarle el invicto y tomarse revancha de lo que pasó hace dos años, cuando el Pincha le quebró a River una racha de 31 encuentros sin perder. Con los regresos de Ignacio Fernández y de Andrés D’Alessandro, los de Núñez van por una victoria para acortar distancias en la tabla de posiciones. Es la 49ª vez que River es local en la cancha de Huracán en su historia, un estadio que le trae buenos recuerdos por el título del Metropolitano ‘77.

Esta tarde, Estudiantes eligió darle la pelota a River, que la manejó en los primeros minutos. Sin embargo, la primera jugada clara la generó el líder y fue a través de un ex River. Cuando recién habían pasados los 20 minutos iniciales, y mientras las marcas buscaban a Viatri, Solari cabeceó al travesaño un centro de Auzqui.

La respuesta del equipo de Gallardo fue darle la pelota a D’Alessandro, que hizo pesar su creatividad ofensiva rondando la media hora de juego en dos acciones en las que River quedó muy cerca del gol. Primero, al ejecutar un tiro libre que buscaba a Mina pero que casi encuentra a Alario -pese a que la jugada era anulada por offside-, y luego con un remate que se fue apenas desviado.

En un ida y vuelta rabioso, Estudiantes llegó de contra minutos después. La estrategia habría sido perfecta de no ser porque Solari, que otra vez quedaba en posición de gol, perdió la coordinación y no pudo rematar con éxito, por lo que la pelota se perdió por la línea de fondo.

Con ese ritmo, era difícil que el cero se mantuviera mucho tiempo más. Y por eso no sorprendió que se rompiera en el final. A los 42 minutos, Diego Abal cobró una falta finita de Desábato sobre Camilo Mayada y Lucas Alario se hizo cargo de la pena máxima. El delantero y figura de River no dudó y sacó una gran ejecución para poner en ventaja a su equipo antes de irse al vestuario.


El arranque del segundo tiempo lo encontró a River más agresivo, pero el que golpeó esta vez fue Estudiantes. Después de regalar un tiempo, Vivas resolvió meter dos cambios: a los 9, puso a Cavallaro por Solari y a los 12 a Vargas por Aguirregaray. Y le dio resultados porque a los 13, Auzqui jugó con Vargas, quien se aprovechó de un error de Moreira -sufrió el perfil cambiado- y tiró un centro perfecto al segundo palo, donde Mina perdió a Auzqui y el goleador de Estudiantes facturó.

Mientras Estudiantes agotaba sus cambios con el ingreso de Braña, Gallardo buscaba variantes arriba. Por eso ponía a Mora -por Nacho Fernández- a los 24 y disponía de la vuelta de Larrondo (no jugaba desde la segunda fecha), en lugar de Alario, que no pudo gravitar más allá del gol.

Comentários no Facebook