La historia del labrador deforme que no conseguía quien lo adoptara

Por «feo» no lograron venderlo y lo regalaron. Al principio sus dueños lo tenían en total abandono. Después de muchas peripecias, este adorable perro logró encontrar alguien que lo cuide y lo ame a pesar de su aspecto.

Beaux Tox es cachorro labrador que nació en un criadero en Estados Unidos. Debido a su deformidad no pudo ser vendido pues todos los que lo miraban decían que era muy feo, así que optaron por regalarlo. Por un largo tiempo pasó de dueño en dueño hasta que finalmente llegó a Texas, bajo el nombre de Lucky donde una familia quiso adoptarlo.

Aunque Lucky tenía un hogar, no era feliz pues había tantos gatos en su nueva casa que solo ellos podían estar adentro mientras que el cachorro quedaba abandonado en el patio trasero. Además sus nuevos dueños no le dedicaban tiempo y tampoco recibía todos los cuidados necesarios.

Cuando la dueña de Lucky se mudó a otra ciudad no quiso llevárselo. A partir de ese momento la suerte del perrito cambió por completo. Fue llevado a un refugio local y comenzaron rápidamente a buscarle hogar, sus fotos estuvieron por semanas en redes sociales, y ni bien la sensible Jamie Hulit lo vio se enamoró totalmente de él y decidió buscarlo.

Pero la adopción de Lucky no sería nada fácil y es que no se encontraba bien de salud pues estaba desnutrido, lleno de pulgas y además, presentaba un parásito conocido como gusano del corazón que en algunos casos puede llegar a causarle la muerte al animal.

Sin embargo, Jamie insistió en adoptarlo y tras un par de semanas lo consiguió. Su nueva dueña, que suele rescatar perros de la calle, decidió llamarlo Beaux Tox. El labrador tenía 5 años cuando lo adoptó y pesaba 19 kilos cuando su peso debería ser entre 29 y 36 kilos.

La recuperación de Beaux fue larga y estuvo a punto de no lograrlo debido al parásito en su cuerpo, incluso estuvo una semana con un tanque de oxígeno pero tras gastar más de 8 mil dólares, finalmente Jamie consiguió que el cachorro se recuperara y ahora vive como todo un rey.

Un ejemplo de amor más allá de las apariencias en tiempos en los que la belleza es un valor que muchas veces, resulta ser crueldad.

Aplausos para Jamie y este amoroso labrador.

Comentários no Facebook