Lago Puelo | Debía operarse en Bolsón y falleció esperando el permiso de circulación del Ministerio de Seguridad del Chubut

Se trata de María del Carmen Martínez, una conocida abogada, ya jubilada, de la Comarca Andina.

María del Carmen Martínez, falleció en Lago Puelo el 30 de marzo pasado a consecuencia de un cáncer. Recién cinco días después de su muerte llegó la respuesta a la solicitud del permiso que su hija estuvo tramitando ante el Ministerio de Seguridad del Chubut para poder ser llevada hasta El Bolsón a operarse de urgencia: paradójicamente, según su familia, el Ministerio de Seguridad rechazó su petición.

Rodeada de sus perros y gatos y con el dolor de la partida aún a flor de piel, su hija Marisa D’Angelo (también abogada) resaltó ayer que “la contradicción de entorpecer este vínculo necesario que tiene la gente de un lado y otro del paralelo es por desconocimiento de los funcionarios que toman las decisiones en Rawson”.

“Para ellos –agregó-, la Comarca Andina solamente es útil a los fines electorales, después no existimos, no somos ni siquiera un número. No tienen ni idea de lo que pasa en la cordillera.

No saben que Lago Puelo, Epuyén, El Maitén y El Hoyo dependen de El Bolsón no solo como centro comercial, sino para las demandas básicas en salud”, se quejó.

D’Angelo asegura que “han destruido nuestro hospital, que más allá de la calidad humana no tiene recursos. Cualquier hecho grave depende de su derivación a El Bolsón. Acá no se puede hacer diálisis, menos terapia intensiva, tampoco se hacen partos, pareciera que estamos en medio del campo”, graficó.

“Dios atiende en Rawson –insistió- pero se queda allí sin recorrer el interior profundo chubutense”.

La abogada critica duramente al Gobierno provincial, con excepción del ministro de Salud, Fabian Puratich, y del vicegobernador Ricardo Sastre (“los únicos que atienden el teléfono y se ocupan de los reclamos”, asegura).

Sobre el ministro de Seguridad, Federico Masonni, asegura que “es personaje que se arroga facultades extraordinarias que no le competen”.

“El resto toma resoluciones totalmente arbitrarias porque también hay vecinos que tienen que ir hasta El Bolsón a cobrar su pensión o su jubilación, ¿si no de qué van a vivir? ¿Están esperando otro muerto? ¿Quieren matar a más gente de la comarca?”, se preguntó en referencia al blindaje prácticamente total que rige sobre la Ruta Nacional 40 desde el lunes.

Desde su óptica, “hay funcionarios que están infringiendo la ley, porque ya abandonaron a una persona y siguen abandonando al resto, son ciegos y sordos”.

En referencia a la tramitación del pedido de traslado de su madre para ser intervenida quirúrgicamente el 27 de marzo en una clínica de El Bolsón, D’Angelo recordó que “la negativa llegó por correo electrónico el 4 de abril, siendo que ya había fallecido el 30 de marzo.

La respuesta fue que los fundamentos no alcanzaban para darme la autorización correspondiente. No soy Dios para saber si hoy estaría con vida si la hubiesen operado, pero es cierto que cuando mamá vio que el permiso no llegaba, se vino abajo y se deprimió, me dijo ‘creo que no quieren que viva, me estoy muriendo’”. De igual modo, la letrada cordillerana anticipó que “esto va a terminar en la Justicia. Voy a seguir peleando por la gente que necesita realmente ir a El Bolsón”, distante a solo 20 kilómetros de Lago Puelo.

 

Fuente: Jornada

Comentários no Facebook