Locomotora Castro: “De mis 15 hijos, sólo una no es de Boca”

El Roña Castro dice que en su familia al que no es bostero lo echo a la mierda, que fue a la final de ida y casi termina a las piñas, que gozó con River en la B, pero lo extrañó, y cuenta cuando festejó con el plantel en un hidromasaje.

Julio, 2014. Living de Susana Giménez. “Y en total tenés cinco hijos, ¿no?”, le pregunta la diva. “No, tengo 14”, responde Jorge Fernando Locomotora Castro, de saco, camisa y zapatos. “¡¿14?!“, estalla la diva sin poder creerlo. “Sí, y todos con la misma, eh, con la mía”, tira el Roña y se toca ahí abajo…

Hoy, el Roña ya tiene 15 hijos (sumó uno más), 51 años, un pasado de noches gloriosas arriba del ring y mucha ansiedad. “Por la final de la Copa, ¿viste? Tengo muchas ganas de que llegue el 24. Quiero que llegue ya. Siempre tuvimos suerte de ganar de visitante. Boca se hace más fuerte de visitante que de local, porque en la Bombonera tiene mucha presión. Es lo mismo que le pasó a River. Si Boca le llega a hacer un gol rápido a River, ellos van tener mucha más presión todavía…”.

-¿Ves favorito a Boca?

-Sí, por supuesto, siempre le tengo fe. Si hubiera sido otra instancia tendríamos que ganar por dos de diferencia. Estoy contento porque estamos cerca de nuevo.

-¿Cómo viste la ida?

-Lo vi con mi suegro y mi cuñado. Fui a la cancha pero tuve problemas con la Policía entonces me volví. Un comisario por hacerse ver no me dejó pasar. Yo iba con un dirigente de Boca, con el que siempre entramos a la cancha aunque no tenga entradas. Se lavó las manos. Llegué a los 15 minutos del primer tiempo a mi casa.

-Imagino que te enojaste un poco…

-Sí, estaba recontra caliente, porque justo llegaba la hora del partido y me tuvo detenido hasta que me hicieron la declaración. Yo no hice nada para que me retuvieran, pero era así con todo el que no tuviera entrada.

-¿Estuviste cerca de tirar unas manos?

-No, bueno, en verdad sí. Cuando estaba haciendo un reportaje con TyC Sports un boludo hincha de Boca me golpeó fuerte la espalda. Al aire no le dije nada, pero después lo agarré del cogote y le dije: “La próxima vez que me golpees, te arranco la cabeza, gil de mierda”. Me dio dos bifes de los que pican. No me gusta pelearme, pero ahí…

-¿Vas seguido a la cancha?

-Sí, de vez en cuando voy. Pero no soy socio y no quiero ser muy cargoso. Mis hijos quieren ir, yo ya pasé esa época: desde los 18 que voy a la cancha. Hablé con Angelici para asociarme, voy a ir en estos días para hacerme a mí y a mis hijos, porque no podemos estar así, dependiendo de que me den entradas o no.

-¿Querés a Tevez de titular en la vuelta?

-Sí, es el que más huevos pone. Es un 9 fundamental para Boca. Igual entiendo que no es un pendejo y está bien si va en el segundo tiempo.

-¿A quién preferís: al Pipa o a Wanchope?

-A los dos de arranque. Ojalá Guillermo lo arme bien y nos vengamos contentos de la cancha de River.

-¿Qué opinás de Guillermo como DT?

-Me gusta, porque empezó de abajo, en Lanús, un equipo chico. Lo sacó campeón y todo.

-¿En tu familia son todos de Boca?

-Mi hermano mayor es de River, mi mamá también y después el resto somos de Boca. En mi casa todos son de Boca, sino los echo a la mierda. De mis 15 hijos solamente Georgina no lo es, pero no vive conmigo. Igual nunca le pregunté, vi que puso cosas en el Facebook

-¿Cuánto disfrutaste de River en la B?

-Un montón. Pero también lo extrañé, llegaba el fin de semana y ellos estaban en otra categoría. Los de B seguro que disfrutaron muchos enfrentarlos.

-¿Cuál es tu gran anécdota con Boca?

-Cuando salimos campeones en el 98, los jugadores me tiraron a un hidromasaje. Yo estaba con teléfono y todo. Una radio de Caleta Olivia me pidió si podía hacerle nota a alguno y yo con el nombre entraba a todos lados, así que me metí al vestuario. Me agarraron entre varios y me tiraron a la pileta.

-¿Y el partido que más placer te dio?

-El día contra el Real Madrid. Yo estuve en Japón. Fue increíble, una emoción muy grande: en los aeropuertos éramos todos de Boca y en Japón también. Había gente que dormía en las plazas. Fue joda, joda y canto durante cuatro días. No me lo olvido más, lo recuerdo y parece como si lo estuviera viendo ahora mismo.

Fuente: Olé

Comentários no Facebook