Los últimos y dramáticos días de Ricardo Fort, el millonario que soñaba con ser famoso

Tras un año con distintas complicaciones en la salud y luego de que se revelara su adicción a la morfina, el mediático empresario falleció a los 45 años por una hemorragia, producto de la gran cantidad de analgésicos que consumía. Había pasado por el quirófano 27 veces a lo largo de su vida.

“Toda mi vida sentí que me iba a morir joven. Hay momentos en el día que nadie puede entender el dolor que tengo. Es tan fuerte”, contó por teléfono desde Miami un Ricardo Fort conmovido, durante una entrevista en el programa de Mariana Fabbiani apenas tres semanas antes de su muerte.

Reflexivo, y a la vez preocupado por su salud, durante aquella charla remarcó: “Toda la vida luché por ser famoso y de repente aparecí en un programa como el ‘Bailando’. Pero la vida me quitó el poder de demostrar lo que sé hacer porque no puedo bailar, ni moverme. Y eso es lo que no entiendo, me da mucha frustración. Podría hacer teatro y no puedo ni caminar. Quiero recuperarme y hacer todo lo que tengo que hacer porque la vida que estoy viviendo, ahora no es vida”.

Desde el jueves 21 hasta la madrugada del lunes 25 de noviembre de 2013 el ambiente en el Sanatorio de la Trinidad, del barrio porteño de Palermo, se vio notablemente alterado. Hubo corridas, un par de gritos, algún que otro forcejeo. Esos movimientos, tan atípicos para un lugar que por lo general es tranquilo, inquietaron a quienes circulaban por ahí.

Ricardo Fort había llegado hasta ese centro médico con un dolor abdominal muy intenso. Ya había estado internado allí para reponerse de una operación de rodilla en 2012, y había jurado no volver a pisar ese lugar. Los médicos y enfermeros lo consideraban un paciente rebelde que llegaba a tratar mal al personal, a fumar en su cuarto y hasta automedicarse. Pero ante el nuevo cuadro, el multimillonario fue admitido e internado, en principio en una habitación común.

Como vivía en una especie de reality show constante, rodeado de sus famosos custodios y con todas sus excentricidades, Fort no dudó en grabar un mensaje para compartir lo que estaba viviendo con sus seguidores, mediante su canal de YouTube. Acostado, sonriendo, con la cabeza apoyada en un almohadón, el viernes 22 de noviembre bromeó ante la cámara: “Hola chicos, les habla Ricardo Fort. Estoy en la clínica La Trinidad, me vine 15 días de spa para que me mimen, me cuiden, comer cosas ricas, que los médicos me curen de todo lo que tengo que curarme y salir diez puntos para disfrutar la vida. Así que les mando un beso grande a todos mis fans, a toda la gente que me quiere. Los quiero, gracias por seguirme”.

Fue la última vez que se dirigió a su público. Pocos días después, el hombre que, como varias veces admitió, luchó toda la vida por ser famoso, murió tras sufrir una fuerte hemorragia que le causó un paro cardíaco.

Aquel año había comenzado muy difícil para Fort. En febrero, mientras se encontraba haciendo temporada en Mar del Plata con su obra “Fort con caviar”, debió ser operado de emergencia en una clínica privada de esa ciudad. Por la gravedad del cuadro, llegó a estar internado en terapia intensiva.

 

 

 

Comentários no Facebook