Mendoza: Hay listas de espera de más de un año para ser mamá por donación de óvulos

Hay pocas donantes porque todo el proceso para hacerlo es muy complejo y extenso.

En una sociedad en la que muchas mujeres han decidido postergar la búsqueda del embarazo, uno de los obstáculos con los que se encuentran a la hora de querer ser mamás es que sus óvulos no pueden ser fecundados. Por eso, una de las alternativas médicas posibles, y que está cubierta por la ley, es la ovodonación. En Mendoza, en algunos institutos de fertilización asistida, la espera para recibir una de esas células puede llegar a ser de hasta un año y medio.

Luciano Sabatini, médico ginecólogo, especialista en reproducción y director de CREO, contó que en 2016 el 60% de las consultas en su clínica fueron de mujeres de entre 38 y 45 años y que el promedio de tratamiento de fertilizaciones in vitro fue en mujeres de 38 años. “Se ha corrido el momento de búsqueda del embarazo, hoy se busca mucho más tarde. Entonces si el óvulo no se regenera, si disminuye, se vuelve mucho más difícil quedarse embarazada”, explicó Sabatini y contó que en su instituto hoy la lista de espera para recibir un óvulo donado es de 150 parejas y que la demora para recibirlo es de más de un año.

Antonio Martínez, director del Instituto de Medicina Reproductiva, afirma que ellos no tienen listas de espera porque han logrado tener un banco de óvulos congelados de una red de donantes, pero sí advierte de que la demanda es mucho mayor.

“El tema de la ovodonación ha tenido muchos cambios, en un momento eran tratamientos que se hacían de forma excepcional, pero al retrasar las mujeres la búsqueda del embarazo eso se acompaña en una disminución de la cantidad de óvulos y en la fertilidad y eso ha aumentado la población de mujeres que quieren tener un embarazo pero con sus óvulos propios no lo pueden lograr”, agregó.

Contó que los casos que se hacían en un principio era de mujeres que habían tenido una menopausia precoz, a los 30 años por ejemplo. Para Sabatini, el problema de la espera es mayor para las mujeres que tienen más de 40 años, ya que se atrasa aún más la posibilidad de quedarse embarazada.

Donar es complejo

La donación de un óvulo requiere de un tratamiento y un procedimiento más complejos que en el caso de la donación de semen. Sabatino explicó que las mujeres donantes tienen que ser mayores de edad pero menores de 35 años y tienen que haber tenido hijos previamente.

“El procedimiento para sacar el óvulo es invasivo, tiene algunos riesgos en un porcentaje bajo, pero si como consecuencia le llevás un inconveniente a la paciente que donó que hace que quede infértil, le causás un perjuicio”, explicó el médico.

Además, a la donante se le hacen estudios infectológicos, genéticos y hasta un psicodiagnóstico. El proceso antes de la extracción del óvulo implica que durante unos 17 o 18 días la mujer deba dejar de trabajar para colocarse la medicación hormonal en la panza y pueda asistir a las ecografías para evaluar el crecimiento de las células. Recién después de todo este proceso se puede hacer la extracción, que es una cirugía de unos 20 minutos, aunque la paciente debe quedarse internada por dos horas de forma preventiva.

Dados todos los pasos y el lucro cesante que implica el proceso, las mujeres reciben una compensación económica que es de alrededor de $5.000, lo cual, igualmente, es menor a lo que invirtieron. Ante esta complejidad, muchas mujeres desisten de donar sus óvulos.

“El 90% se acerca porque tiene alguien que está en lista de espera, así se hace una donación cruzada, si trae una donante, lo dona al banco de óvulo y en compensación le adelantamos la donación a la mujer que espera. Si bien no está prohibido donar a un conocido, no se recomienda pensando en el bebé”, explicó Sabatini.

El óvulo donado siempre es anónimo, no hay nunca contacto entre donante y receptora.

Otro de los inconvenientes en la donación es que para que no se produzcan casos de endogamia una misma mujer no puede donar más de cinco veces sus óvulos para una población como la de Mendoza. Lo mismo corre para los donantes de semen.

Éxito moderado

La técnica de ovodonación implica necesariamente una fertilización in vitro. “No hay otra alternativa”, aseguró Sabatini. Las posibilidades de tener un embarazo con esta técnica rondan entre el 40 y el 50%, lo cual a priori parece poco, pero si se tiene en cuenta que sin la ayuda de la técnica una paciente de más de 40 años con sus óvulos propios tendría menos de 5% de chances, el índice se vuelve más que aceptable.

Las obras sociales cubren al 100% tres tratamientos de este tipo, considerados de alta complejidad, gracias a la sanción de la ley 26862 de acceso integral a los procedimientos y técnicas médico asistenciales de reproducción médicamente asistida.

En forma particular, una fertilización por ovodonación puede costar desde $150.000 en adelante, aunque los valores son variables ya que se actualizan a precio dólar.

Comentários no Facebook