Por un tatuaje debajo de su pecho quedó en silla de ruedas y perdió un embarazo

La incapacidad de mover sus piernas se debe a que la afectó una bacteria que se le produjo en el nervio ciático y la médula espinal.

“No me dejes caer jamás”. Esa fue la frase que le costó perder la movilidad de sus piernas por un tiempo a Luisa Fernanda Buitrago, joven colombiana de 14 años (en ese entonces) quien se realizó un tatuaje.

Palabras que plasmó bajo un seno, y que la mantienen en silla de ruedas. Luego de 15 días de la intervención Luisa, quien vive en Monterrey, Casanare Colombia, estaba internada en un hospital de Villavicencio.

La incapacidad de mover sus piernas se debe a que la afectó una bacteria que se le produjo en el nervio ciático y la médula espinal.

La bacteria presuntamente fue adquirida por la falta de asepsia del lugar donde se realizó el tatuaje y en los instrumentos con los que se elaboró.

“Empecé con un dolor de espalda, sentía hormigueo en los pies, se me inflamó el estómago, no sentía las partes íntimas”, relató la joven a Prensa Libre Casanare, sobre el momento en que se dio cuenta que las cosas no iban bien.

Actualmente Luisa -de 15 años- se mantiene en tratamiento y a la espera de una nueva intervención, con la cual espera tener posibilidades de volver a caminar.

Comentários no Facebook