Quién es el docente keniata elegido como el Mejor Maestro del Mundo

Peter Tabishi, un profesor de Matemáticas y Física keniata que trabaja por la paz entre estudiantes que proceden de distintas tribus.

Peter Tabichi, un profesor de Matemáticas y Física keniata, que trabaja por la paz entre estudiantes que proceden de distintas tribus, los incentiva a innovar y ayuda a la comunidad a cultivar tierra para evitar enfermedades, obtuvo el Premio al Mejor Maestro del Mundo de 2019, conocido como el Nobel de la Educación.

El docente africano recibió el galardón en un marco espectacular, de la mano del actor Hugh Jackman, en un mega evento desplegado en el Hotel Atlantis de Dubái, en Emiratos Árabes Unidos.

Unas 1.700 asistentes, de 144 países, lo aplaudieron de pie. Tabichi fue inmediatamente rodeado y felicitado por los otros 9 finalistas, entre ellos el argentino Martín Salvetti y la brasileña Debora Garófalo.

Ahí estaban también los docentes Melissa Salguero (Estados Unidos), Yasodai Selvakumaran (Australia), Andrew Moffat (Gran Bretaña), Daisy Mertens (Holanda), Hidekazu Shoto (Japón), Swaroop Rawal (India) y Vladimer Apkhazaba (Georgia).

“Todos los días en África pasamos una nueva página. Hoy es un nuevo día. Este premio no me reconoce a mí, sino a todos los jóvenes de este gran continente. Sólo estoy aquí por lo que mis alumnos han logrado. Este premio les ofrece una oportunidad. Le dice al mundo que pueden alcanzar lo que deseen”, dijo y abogó para que la ciencia y la tecnología desarrollen “un papel importante en liberar el potencial de África”.

El profesor es hermano franciscano y enseña en la Escuela Secundaria Keriko en Nakuru. Entre el auditorio se podía ver a su padre, también maestro. Tabishi le pidió que subiera al escenario y ahí le hizo sostener el galardón dorado y le agradeció por todas sus enseñanzas. Fue uno de los momentos más emotivos de la noche.

Como es tradicional en esta ceremonia organizada en cada edición al término del Congreso de Educación y Habilidades, el arranque estuvo a cargo de Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, vicepresidente y primer ministro de los Emiratos y gobernador de Dubái. Tras los discursos iniciales, siguió la intervención de Jackman, quien antes de la entrega del premio interpretó canciones de la película «The Greatest Showman».

Con todo su magnetismo, el actor cantó, bailó y le dedicó un mensaje emocionado a todos los maestros inspiradores. Les habló directamente a uno por uno, destacó el aporte que hicieron a la educación y les fue tendiendo su mano. Hasta que le tocó dar el nombre del ganador.

Además de la distinción, Tabichi recibirá un millón de dólares, un premio que concede la Fundación Varkey, organizadora del Foro, para que el maestro elegido cada año desde 2015, invierta en su proyecto educativo.

Sunny Varkey, creador de la fundación organizadora manifestó su confianza en que la historia de Peter anime a otras personas “a ingresar a la profesión docente y que sea un foco en el trabajo verdaderamente inspirador”. Desde la filial argentina de la organización, Agustín Porres, opinó que reconocer el trabajo de este y otros docentes a nivel mundial “es fundamental para poder motivar a otros docentes y devolverles la confianza que todos necesitamos como sociedad».

En tanto, Martín Salvetti, el finalista argentino dijo estar “muy feliz” por la experiencia de participar del congreso en el que la educación es el tema central y contó que vuelve a su escuela con una perspectiva más amplia y la satisfacción de haberle mostrado al mundo la Escuela Técnica N°5 de Temperley en la que trabaja.

En Dubái también estaban representando a la Argentina María Cristina Gómez, maestra semifinalista para 2019, y Silvana Corso e Inés Bulacio, referentes de ediciones anteriores.

De Kenia a Dubai

Peter Tabichi es un profesor de ciencias y hermano franciscano que dona el 80 por ciento de sus ingresos mensuales para ayudar a su comunidad. Su dedicación y su confianza en el talento de sus estudiantes, alentó a los alumnos a obtener altos rendimientos frente a las mejores escuelas del país en competencias nacionales de ciencia.

Peter enseña en la escuela secundaria “Keriko Mixed Day” en Pwani Village, situada en una zona remota y semiárida del valle de Rift en Kenia. Allí, estudiantes de diversas tribus aprenden en aulas poco equipadas. Para evitar que las diferencias culturales o religiosas se diriman violentamente, el profesor creó un Club de Paz, en el que trabaja la socialización.

La vida de los chicos en su escuela está afectada, además, por las características de la región, donde la sequía y el hambre son frecuentes. El 95 por ciento de los alumnos proviene de familias pobres, casi un tercio son huérfanos o tienen un solo padre, y muchos no tienen comida en sus casas. Por eso, el profesor instaló una cocina dentro de la escuela. Son frecuentes la adicción a las drogas, el embarazo adolescente, la deserción escolar temprana, los matrimonios jóvenes y el suicidio.

Sin embargo, el docente ganador logró una gran transformación en su comunidad a través de la participación de los chicos y sus familias en proyectos que están conectados con su realidad y la innovación.

Sus alumnos participan activamente de una Feria de Ciencias donde un grupo de sus estudiantes exhibieron un dispositivo para que las personas ciegas y sordas midan objetos. La escuela sacó el primer premio a nivel nacional en la categoría de instituciones públicas. El profesor también hace un importante trabajo social en la comunidad, enseñándoles a las familias de sus alumnos cómo cultivar la tierra para evitar enfermedades y mejorar la seguridad alimentaria.

Comentários no Facebook