Real Madrid dio el golpe en el Camp Nou y reavivó la liga

Derrotó 2 a 1 a Barcelona, con goles de Benzema y Cristiano Ronaldo. Piqué había adelantado al local. Con este resultado, el equipo de Zidane quedó a siete puntos de los catalanes. Atlético de Madrid, que goleó a Betis, es escolta, a seis unidades.

Cristiano-Ronaldo-Madrid-Barcelona-REUTERS_CLAIMA20160402_0194_28En duelo de gigantes en el Camp Nou, Real Madrid derrotó 2 a 1 a Barcelona, puntero de la liga de España, en un partido correspondiente a la 31ª fecha, y le devolvió la emoción al certamen, ya que quedó a siete puntos de los catalanes. Este resultado también fue festejado por el escolta Atlético de Madrid, que se ubica a seis unidades de la cima tras su victoria 5 a 1 ante Betis.
En duelo de gigantes en el Camp Nou, Real Madrid derrotó 2 a 1 a Barcelona, puntero de la liga de España, en un partido correspondiente a la 31ª fecha, y le devolvió la emoción al certamen, ya que quedó a siete puntos de los catalanes. Este resultado también fue festejado por el escolta Atlético de Madrid, que se ubica a seis unidades de la cima tras su victoria 5 a 1 ante Betis.

Si bien la obligación matemática estaba del lado de Real Madrid, ya que se jugaba su última chance de seguir peleando por el título, desde el arranque fue Barcelona el que manejó la pelota, ocupó el campo rival y generó las mejores ocasiones para romper el cero, ante un adversario que se dedicó casi exclusivamente a defenderse y jugó todas sus cartas a algún contragolpe de Cristiano Ronaldo o Karim Benzema.

A los 9 minutos los catalanes tuvieron la primera chance -y la más clara de la etapa inicial-, cuando después de una saque de arco Luis Suárez (que había arrancado en posición adelantada) ganó con el cuerpo y permitió el avance de Neymar, quien le sirvió el gol al uruguayo, pero el goleador del Barsa en la liga, sin marca y en el borde del área chica, no pudo empujar, con el costarricense Keylor Navas ya vencido.

El siguiente aviso llegó con un tiro libre de Messi (buscaba el 500° gol en su carrera profesional) que voló cerca del ángulo derecho y enseguida lo tuvo el croata Ivan Rakitic, con un bombazo rasante que generó una gran atajada de Navas, quien se estiró contra su palo derecho para evitar el gol.

A los 24, diez minutos después de la ovación para Johan Cruyff, el estadio volvió a ponerse de pie, pero esta vez para reclamar una un penal que el árbitro Alejandro Hernández Hernández no sancionó: Messi tomó el balón en tres cuartos de cancha, encaró y fue derribado por Sergio Ramos en la entrada del área.

Si bien el control del partido siempre estuvo en manos de Barcelona, en el último cuarto de hora Real Madrid se afirmó en defensa y no permitió que su rival pusiera en aprietos a Navas, aunque en ataque mostró poco y nada.

La tónica en el inicio del complemento fue similar al del capítulo inicial. El local puso el pie en el acelerador y acarició la ventaja con un disparo por arriba de Messi que hizo volar a Navas. Hasta que a los 11 minutos llegó el grito: tras un córner desde la derecha, Gerard Piqué aprovechó una cortina de Luis Suárez, se despegó de la marca de Pepe, se elevó y estampó un cabezazo de pique que batió al guardavalla costarricense.

La desventaja despabiló a los madrileños, que recién entonces asumieron su compromiso y propusieron un partido más frontal. Y así llegaron a la igualdad a los 17 minutos, con una buena maniobra colectiva que manejó Marcelo y terminó con un centro rasante de Toni Kroos que pegó en Jordi Alba y tomó altura. Karim Benzema encontró el balón en el aire y resolvió con una pirueta tan poco ortodoxa como efectiva.

Entonces el equipo de Luis Enrique perdió definitivamente la línea, se fue al ataque desprolijamente y dejó huecos en el fondo que el Madrid explotó. A los 35 el árbitro Hernández Hernández anuló una maniobra que había terminado con un cabezazo a la red del gales Gareth Bale por una supuesta infracción sobre Jordi Alba. Enseguida un disparo de Cristiano Ronaldo al segundo ángulo rebotó en el travesaño y salió.

La expulsión de Sergio Ramos (recibió la segunda amarilla por una durísima infracción sobre Suárez) no amilanó a la visita, que a seis minutos del final encontró el gol del triunfo. En una contra rapidísima, Bale llegó al fondo por la izquierda, tiró el centro al segundo palo, donde Cristiano Ronaldo la controló con el pecho y venció a Claudio Bravo con un potente derechazo que enmudeció al Camp Nou y le dio una victoria a Real Madrid que le devuelve emoción a la liga.

Comentários no Facebook