Recomiendan comenzar las clases una hora más tarde

Realizaron un estudio con más de 700 estudiantes secundarios en el que analizaron el rendimiento académico en relación con las horas de descanso. Consideran que el horario de las 7.45 no favorece el aprendizaje.

Dos científicos del Laboratorio de Cronobiología de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) recomendaron atrasar una hora el comienzo de clases en el turno mañana, luego de realizar un estudio con más de 700 estudiantes secundarios en el que analizaron el rendimiento académico en relación con las horas de sueño (descanso) de cada adolescente.

os investigadores María Juliana Leone y Diego Golombek publicaron un paper en la prestigiosa revista Nature (Human Behaviour), en el que consideraron inapropiado el horario de las 7.45 para el inicio de la jornada educativa.

«Nuestro trabajo acerca de los relojes biológicos, en principio de laboratorio, nos llevó a plantear algunas hipótesis en el campo, en la vida real. Sabíamos que los adolescentes tienen un desfase en cuanto a su reloj biológico y también que esto ocasiona ciertas dificultades para el turno mañana en la escuela secundaria», explicó Golombek.

La muestra de la investigación fue compuesta de 753 alumnos de 1° y 5° año que asisten en los tres turnos (mañana, tarde y noche) a un colegio de la Ciudad de Buenos Aires. Como referencia, escogieron Matemática y Lengua porque son las dos asignaturas presentes en ambos cursos y transversales a todas las comisiones.

«Sabíamos por estudios previos que el turno mañana no era ideal para los adolescentes porque poseen un cronotipo nocturno. Ello hace que duerman poco y en horarios inadecuados. Nuestra hipótesis era que la interacción entre el horario escolar y el cronotipo modula el rendimiento académico, es decir, las notas que obtienen», aseveró Leone y, en ese sentido, agregó: «El horario de inicio escolar (7.45) es realmente muy temprano para un adolescente. En promedio duermen unas seis horas y quedan lejos del número sugerido (entre 8 y 10 horas). Lo compensan parcialmente con siestas pero no es suficiente».

Comentários no Facebook