River y Boca definirían la Copa Libertadores en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid

Fue aprobado, falta la confirmación de la Policía. Si los organismos de seguridad locales aprueban la propuesta, “Xeneizes” y “Millonarios” se verán las caras en el estadio del Real Madrid el domingo 9 de diciembre desde las 16.30 (hora argentina)


Después de las idas y vueltas entre la Conmebol y los representantes del fútbol argentino, el acuerdo está a un paso. Todo indica que será en España: el estadio Santiago Bernabéu fue aprobado para albergar la Superfinal entre los River y Boca. Sólo falta el OK de la Policía de Madrid para que la confirmación sea completa.

La precaución va de la mano de un antecedente cercano: en las últimas horas también había acuerdo para que el Superclásico se disputara en Miami, sin embargo, las fuerzas de seguridad locales no dieron su aprobación y la posibilidad se cayó.

Tras la negativa de jugarse en Argentina porque “no estaban dadas las condiciones, según las palabras de Alejandro Domínguez, titular de la Conmebol, y de que se fueran descartando escenarios como Asunción, Miami o Doha, la Real Federación de Fútbol de España y el Real Madrid dieron el visto bueno para albergar tamaño encuentro.

De ultimarse los últimos detalles, el enfrentamiento entre los equipos de Guillermo Barros Schelotto y Marcelo Gallardo se jugará a partir de las 20:30 horas local, 16:30 en Buenos Aires, con árbitro a definir, pero que podría ser español.

El calendario juega a favor de los poderosos de Europa ya que el Barcelona visitará al Espanyol el sábado 8, mientras que los de Santiago Solari viajarán a Huesca el día después.

El partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores estaba pautado para el sábado 24 de noviembre en el Monumental. Allí el Millonario y sus fanáticos iban a recibir al equipo xeneize después del 2-2 que definió el encuentro de ida.

Las agresiones que recibió el micro del cuadro visitante obligaron a la postergación del inicio del partido, pautado para las cinco de la tarde. A medida que se descubrían las lesiones de los jugadores de Boca Juniors, los problemas iban en aumento y el horario se fue dilatando, a tal punto que terminó por pasarse al día siguiente.

Dos horas antes de la nueva fecha programada volvió a suspenderse el duelo y la Conmebol propuso una reunión para el martes 27, en la que se resolvió que el Superclásico se mudara fronteras afuera de Argentina, a la espera de la definición de la Unidad Disciplinaria.

Comentários no Facebook