Tienen 13 varones, y siguen buscando una nena ¿llegará?

Es un matrimonio brasileño que hace 20 años quieren tener una nena. Todos los varones tienen nombres de futbolistas.
13-varonesEl tipo es amante del fútbol y cuando patea un penal tiene una precisión asombrosa. Todos los tiros van al mismo rincón. Con una contra: él quiere que uno de esos remates vaya al otro palo, pero no hay caso. Intenta e intenta y siempre van al mismo lugar.

El brillante ejecutor se llama Irineu Cruz, un brasileño de 39 años que desde hace veinte busca tener una nena con su mujer, Jucicleide Silva. Lo cierto es que hijos tuvieron, y en cantidad industrial: 13. Pero todos son varones. El matrimonio no se rinde y sigue buscando a la nena. Energía y corazón no les falta. Lo que ya escasea es el dinero para seguir alimentando tantas bocas. Aunque el deporte puede darles una salida económica.

Mientras, el que sigue buscando nombres de jugadores famosos que empiecen con la letra erre es Irineu, que trabaja como agricultor: “Me encanta el fútbol y siempre admiré a jugadores como Rivaldo, Roberto Carlos, Ronaldinho y Robinho. Un día me di cuenta que todos los mejores futbolistas parecen tener nombres que empiezan con la letra erre. Y decidí que debía celebrar al fútbol de talentosos llamando a mis hijos como los jugadores que me han encantado. Ahora esperábamos de vuelta a la nena y llegó otro varón. No podía dejar de llamarse Ronaldo”.

Cada fin de semana, Irineu hace de árbitro en el partido tradicional. De un lado sus hijos y del otro un equipo de fútbol del pueblo: “Ganamos seguido pero no tenemos ninguna medalla. Pero a veces, cuando triunfamos, nos dan como premio una cabra o comida para los niños “.

Cuando le preguntan si alguno de los hijos pinta para crack, Irineu no tiene dudas: “Son todos muy buenos futbolistas, en particular Robson y Rauan, que son nuestros delanteros estrellas. La excepción es Reinan, que como deporte preferido tiene enamorar a las chicas del pueblo. Pero sueño con que alguno de mis hijos termine jugando en la Selección de Brasil”.

Jucicleide mira y ríe. Es mamá a tiempo completo y la que enfrenta el desafío de alimentar a una familia de quince personas: “Cada almuerzo y cada cena debo cocinar un kilo de arroz, un kilo de porotos y un paquete extra grande de macarrones. Los nenes están bien alimentados, eso es lo principal”. Y no renuncia a su sueño de tener una nena: “Irineu ya formó su equipo de fútbol y espero que arribe la nena. Ahí sí que le saco tarjeta roja y se terminó de sumar hijos”.

De acuerdo con los expertos en genética, las probabilidades de tener 13 hijos varones seguidos es una en 800.000 casos. Ese una justo son Irineu y Jucicleide. Ella sigue anotando nombres en un cuadernito para la deseada hija mujer, él sigue buscando nombres de futbolistas talentosos con la letra erre. Todo bien Irineu mientras al decimocuarto no le ponga Ruggeri. Eso sería causal de divorcio.

Comentários no Facebook