«Apuntó como si fuera la pistola de la PlayStation», dijo el papá del nene que mató a un ladrón

Marcelo Salinas relató el momento de terror que vivió su familia. “Mi hijo llora todo el tiempo y no quiere volver a la casa”, contó.

delincuenteMarcelo Salinas, papá de un nene de 13 años que mató a un ladrón durante una entradera en Moreno, dio detalles del asalto y reveló que su hijo está atravesando un difícil momento luego de lo que ocurrió. «Cuando mi señora abrió la puerta para entrar a casa, entre 5 y 6 ladrones que estaban escondidos en el parque y se metieron con ella. Le agarraban el pelo a mi señora y le pedían plata», contó el hombre.

En el medio quedó también el menor de sus hijos, un nene de 11 años. La banda los amenazaba, mientras que el chico de 13 se dirigía hasta el dormitorio de su padre para tomar el arma. «Mi hijo mayor va hasta mi pieza y agarra un arma que tengo para defensa. Ante el susto efectuó un disparo con la suerte de pegarle y de que se vayan los ladrones. Él tiene armas de balines. Tampoco es una ciencia. Es agarrar un arma y apretar el gatillo. Se bloqueó, la agarró y lo que hizo le salió de suerte», contó Salinas.

Asimismo, el padre dijo que los asaltantes «tuvieron códigos» porque si hubieran querido, habrían hecho un desastre. «Los delincuentes mantuvieron los códigos y en lugar de tirar se fueron y dejaron todo», reveló Marcelo, a pesar de que uno de ellos antes de huir disparó contra uno de los menores. «Se desató un tiroteo. Ellos tiraron sin intención de darle a mi familia, pero una bala rebotó y rozó la cabeza de mi hijo. Nada grave», agregó.

Consideró que «eran gente totalmente preparada», ya que tenían armas y chalecos antibalas. «Estoy convencido que le perdonaron la vida a los tres. Tuvimos suerte», sostuvo. «El nene lo que hizo fue apuntar como si fuera la pistola de juguete o de la Play Station y apretó el gatillo y tuvo esa suerte», agregó.

«El nene actuó como un nene. Vio al hermano y a la madre y le salió eso. Le pudo haber salido mal. En la ruleta, me tocó la suerte. Es el tercer episodio de inseguridad que vivimos, ya que en diciembre se me metieron a mi casa», dijo.

Sobre el estado de ánimo del chico, dijo que está impactado por lo ocurrido. «Él está como puede. No ha dormido. Llora todo el tiempo. Está mal por lo que hizo porque no tenía intención de hacer lo que hizo. Habrá que ver qué dicen los psicólogos porque no sé cómo se maneja esto. Le salió y tuvimos suerte. Está en la casa de sus tías porque no quiere volver. Todo fue un desastre. Fue espantoso», señaló Marcelo, quien destacó que la fiscal del caso entendió que su hijo actuó en legítima defensa.

Dijo que en lo inmediato pretende mudarse por los reiterados hechos de inseguridad. «Estamos con custodia pero no es para siempre. La casa ya se puso en venta. Veremos la posibilidad de buscar una ayuda bancaria y comprar una casa en un country. Esta vez fue una lotería; la próxima vez me toca perder», se lamentó.

Comentários no Facebook