Lo rechazaron por tener Síndrome de Down y hoy es modelo

Asher Nash tiene apenas 15 meses y una agencia no lo quiso contratar por su condición. Pero su mamá publicó su historia en Facebook, a la gente le encantó y hoy ya tiene trabajo.
asher-1Asher Nash es modelo. Literal y figuradamente. Aunque recién tiene 15 meses, su historia emociona y sirve de ejemplo para muchísimas personas. Sobre todo desde que Meagan, su mamá, envió unas fotos suyas a una agencia de modelos y le respondieron que no lo podían aceptar por su condición. ¿Cuál es su condición? Tiene Síndrome de Down. Enojada y dolida, la mujer no se quedó de brazos cruzados, al contrario: compartió lo que le sucedió, junto con algunas fotos de su hijo, en Facebook y, de repente, comenzaron a lloverle ofertas de trabajo. Tantas y tan buenas que no le quedó otra que ponerse a elegir la más conveniente…

Buford era un pueblo bastante tranquilo. Ubicado en el estado de Georgia, Estados Unidos, a pesar de tener cerca de 10 mil habitantes, es de esos lugares en los que todos se conocen con todos. Por eso fue grande la sorpresa al enterarse de que el pequeño Asher estaba a punto de convertirse en una celebridad en toda norteamérica.

¿El motivo? A pesar del rechazo inicial, el bebote rubio y de sonrisa enorme se convirtió en la imagen de la campaña navideña de la firma de ropa OshKosh B’Gosh. Y, por ende, sus retratos se multiplicaron a lo largo y a lo ancho de los EE.UU.

«Es una alegría enorme verlo ahí. Tener en una campaña a personas con necesidades especiales le enseña al mundo que ellos valen exactamente lo mismo que cualquiera». Meagan no dudó. Y aunque no se olvida de quienes le dieron la espalda a su hijo, prefirió remarcar la importancia de que su nene haya sido elegido para modelar.
asher-2
Orgullosa y sin despegarse ni un segundo de Asher, la mamá también contó que no siente que el trabajo de modelo sea una carga extra para el menor. «A él le encanta que le tomen fotos. Y eso es lo que hicimos», aseguró en diálogo con la cadena CBS News. Y agregó: «Desde el día que nació, yo siempre supe que estaba destinado a ser grande y a hacer cosas geniales. Y así lo está logrando. Quiero que la gente vea a mi hijo como a cualquier otro y no que sienta pena por él y piensen ‘oh, tiene Síndrome de Down’. Lo más importante de esta campala, por ejemplo, es que lo vean y se fijen en la camisa que está usando».

Y ese es también el deseo de los dueños de OshKosh B’Gosh. Es verdad, detrás también existe una tendencia que acerca sus productos a un público más grande. De hecho, cada vez son más las marcas que quieren promover la diversidad dentro de la industria de la moda. En febrero de este año, por ejemplo, Madeline Stuart, una modelo con Síndrome de Down, se subió a la pasarela y fue la estrella de la Semana de la Moda de Nueva York.

Y no sucede solamente en Estados Unidos. La inclusión también es un tema que se cuida y viene creciendo en la Argentina. Muy, por caso, dio a conocer dos casos que hicieron mucho ruido. El primero es el de Los Perejiles, un grupo de cocineros justamente con Síndrome de Down que encontraron una salida laboral y la rompen en eventos privados. Y el segundo es el de Ale, el primer mago argentino con Síndrome de Down, que se prepara para la temporada de verano.

Ejemplos de que no hay imposibles. Y de que si bien aparecen barreras en el camino, hay que estar preparados para saltarlas y seguir caminando con la vista al frente.

Comentários no Facebook