Madryn: Un hombre apuñaló a su ex pareja delante del hijo de ambos

Un nuevo hecho de violencia de género volvió a sacudir a la ciudad de Puerto Madryn, esta vez en el barrio San Miguel de la zona oeste, donde una joven madre fue brutalmente agredida por su ex pareja, quien le propinó una serie de puñaladas que pusieron en riesgo su vida.
papaA pocos días de que la ciudad pidiera Justicia y un mayor abordaje a la problemática de la violencia contra la mujer, un nuevo hecho de sangre volvió a poner en vilo a la ciudadanía, y mientras casos como el asesinato de Diana Verónica Rojas pujan por alcanzar su esclarecimiento, situaciones de este tipo vuelven a plantear el debate cultural, educativo, político e institucional, respecto de dicho flagelo.

Tiempo después de su detención, se conoció que el agresor, identificado como Brian Petrillán, de 24 años, tenía antecedentes policiales y que pesaba sobre él una medida de prohibición de acercamiento, la cual no impidió que ingresara durante la madrugada del sábado al domicilio de su ex pareja y la agrediera con un cuchillo, frente a el hijo de un año y medio que ambos tienen en común.
El hecho ocurrió en las primeras horas del sábado 11 de junio, cuando el individuo aparentemente rompió una ventana para ingresar a la vivienda, donde increpó y terminó apuñalando con un cuchillo, reiteradas veces, a la víctima, de 23 años.

Violencia de género

Al respecto, el jefe de la Unidad Regional Puerto Madryn, Marcelo Diosquez, relató que “intervenimos el día sábado, en horas de la madrugada, alrededor de las cinco, a raíz de que se tomó conocimiento por parte del Hospital local del ingreso de una persona femenina, aparentemente lesionada con arma blanca” y agregó que “intervino en primer término el personal policial de la Seccional Segunda, verifica esta situación y allí, la lesionada refiere que esto habría ocurrido en su domicilio particular, dentro de lo poco que nos pudo referir, y que quien le infiriera estas lesiones sería su actual pareja”.
Seguidamente, “se dio intervención a la Comisaría Cuarta, por cuestión de jurisdicción, ya que esto habría ocurrido en la calle Galagarza al 700, en el domicilio particular de esta persona, y también tomó parte la Fiscalía de turno”, detalló el Comisario Mayor.

Secuestraron el cuchillo con el que agredieron a la mujer

A su vez, “se realizó una serie de averiguaciones y se pudo establecer la identidad de este sujeto y su posterior aprehensión, en el transcurso de la mañana del mismo día del hecho, en la vía pública, siendo detenido de forma inmediata y puesto a disposición de la Fiscalía”, precisó.
Al momento de realizar la detención, “también se logró secuestrar el arma presuntamente utilizada en la comisión de este hecho”, sostuvo el jefe policial, añadiendo que se trata de un “cuchillo”, aunque no pudo arrojar mayores detalles respecto de las características del mismo.

Una de las lesiones comprometió la arteria femoral

En cuanto a las características de las lesiones que Érica Gallego recibió, el Comisario puntualizó que “tiene una muy importante en una de sus piernas, que le habría afectado una arteria y es la que produce un importante sangrado, por lo que la situación en la que se encuentra esta persona es delicada”, a la vez que mencionó que “tiene otras lesiones como cortes superficiales, también producidos por un arma blanca”.

Al momento de proceder al secuestro del cuchillo, éste “presentaba algunas manchas hemáticas”, manifestó.
En el momento en que los efectivos detuvieron al agresor “se encontraban menores, precisamente un hijo de la pareja y tres menores, hijos de la lesionada”, explicó Diosquez, anticipando que la hipótesis que maneja la Policía apunta a una presunta discusión entre la víctima y el agresor.

El individuo tiene antecedentes delictivos

El jefe de la Unidad Regional sostuvo que, en principio, el ahora imputado no tenía denuncias previas por violencia de género. “Se pidió la información respectiva a la Comisaría de la Mujer y estamos a la espera de esa respuesta, pero no habría registros de denuncias por ese tipo de hechos”, adelantó, agregando que el hombre “estuvo detenido por robo, también en la Seccional Cuarta” y que se trataría de una persona “conocida” dentro del ambiente policial.

Según el último informe médico, “que tenemos del día domingo, este dice que el estado era delicado y que (la paciente) se encuentra internada en la unidad de Terapia Intensiva, a la espera de su evolución”, concluyendo en que la joven mujer corre riesgo de vida.

La víctima, en grave estado

En diálogo con el Diario, el padre de la joven, Luis Gallego, se encontraba en las instalaciones del Hospital Subzonal “Andrés Ísola”, en cuya unidad de Terapia Intensiva se encuentra internada la víctima.

Visiblemente angustiado, el hombre sostuvo que “está complicada mi hija, hasta el domingo seguía igual” y, respecto del último parte médico, detalló que “no tiene movimiento en los dedos (de una pierna)”, producto de la falta de irrigación sanguínea, tratándose de la arteria femoral que fue comprometida por uno de los tres cortes que la ex pareja le efectuó con un cuchillo.

A su vez, indicó que la mujer no estaba consciente al momento de ser trasladada al nosocomio y que “llegó acá sin sangre, la reanimaron tres veces y le hicieron dos transfusiones”, agregando que la joven madre recibió entre cuatro o cinco lesiones, una de las cuales “llegó al hueso”.

“La más grave es la que le cortó la arteria, y espero que no vaya a pasar nada”, mencionó el padre de la víctima, remarcando en referencia al agresor que “lo hizo delante de su hijo, y si no avisaba mi nieto, de un año y medio, a la abuela que vive unos nueve metros adelante, no nos dábamos cuenta”, en referencia al hijo que tanto la víctima como el detenido tienen, quien habría salido corriendo del lugar del hecho, asustado y llorando, lo cual alertó a quienes allí se encontraban de lo que había sucedido.

La familia no sabía que el agresor “era violento”

En cuanto a la relación que la familia de Érica Gallego mantenía con la ex pareja de la mujer, el padre sostuvo que “nunca vi que fuera violento, porque cuando venía estaba con los chicos” y agregó que “ahora sí me enteré de que le había pegado un par de veces, pero de eso no sabía nada, ella vive con la mamá, pero (Petrillán) se metió en la casa a las tres y media, cuatro de la mañana, mientras mi hija estaba durmiendo”.

Sobre el vínculo entre víctima y victimario, Luis Gallego aseguró que “estaban separados, pero así nomás se metió e hizo lo que se ve que iba a hacer”, a la vez que dijo no haber estado en conocimiento de la existencia de amenazas previas por parte del agresor.

“Hoy está en riesgo la vida de mi hija y me dijeron los médicos que hay que aguardar 72 horas”, anticipó el padre de la mujer, y consultado sobre la permanencia de su hija en el nosocomio, manifestó que “sea donde sea, si hay que trasladarla a Buenos Aires, la quiero llevar allá”.
El presunto autor del hecho por el cual corre riesgo la vida de Érica, Brian Petrillán, tenía una serie de antecedentes policiales que, aparentemente, eran conocidos por la familia.

En este sentido, el padre de la víctima de violencia de género sostuvo que “no lo quiero ni cerca” y se refirió al momento de la detención del sujeto: “por lo que tengo entendido, se había cambiado de campera y también de arma, no era la misma que encontraron en la calle”, en referencia al cuchillo secuestrado por la Policía, con el cual habrían cometido el brutal ataque contra la joven.

Pedido de Justicia

El padre de Érica Gallego pidió “que se haga Justicia, mañana le dan la libertad y anda por la calle libremente, obviamente es una persona peligrosa, lo hizo delante de su hijo, no tiene derecho a nada”.
Además, mencionó que la víctima tiene cuatro hijos y que “el más grande tiene siete años y el más chico un año y medio (quien fue el testigo de la agresión), y antes de irse (el detenido) le pegó una cachetada a los dos nenitos chiquitos”, además de negar que los pequeños hubieran recibido, hasta el momento, asistencia psicológica.
Sin embargo, el Servicio de Asistencia a la Víctima “se presentó el mismo día”, aseguró el padre y precisó que la pareja estaba separada “más o menos desde hace un año”, añadiendo que “nunca estuvieron juntos, tuvieron un hijo en común pero cada uno vivía por su lado, nunca convivieron”.

Los hijos “preguntan por la mamá”

El padre de la joven agredida valoró la asistencia recibida en el Hospital Subzonal y destacó que “hicieron todo, me la reanimaron tres veces en las que estuvo en riesgo de vida, y después cuando estaban operándola, estuvieron presentes”, agregando que “en un momento, salió el médico y me confió que ‘estaba más muerta que viva’”.
Los niños “están bien contenidos ahora, porque están con la abuela, somos unos cuantos entre los tíos y estamos todos juntos, pero los chicos preguntan por la mamá”, lamentó.
También, describió que la víctima “tiene seis hermanos” y recordó que “ya perdí un hijo, hace un año y medio, y ya está, no quiero más esto”, concluyendo que “quiero Justicia y que esta persona no ande más en la calle, porque los nenes no se olvidan más de esto”.

Comentários no Facebook