River le ganó a Huracán Y Boca se llevó un valioso triunfo ante San Lorenzo

Sebstián Driussi metió el único gol de River en el segundo tiempo. Boca Venció 2 a 1 en el Nuevo Gasómetro con goles de Benedetto y Bou. Belluschi descontó para los locales.

benedetto-afp-photo-alejandro-pagni_claima20161127_0198_28RIVER:
Huracán se había convertido en una especie bestia negra para River en el último tiempo. Le ganó la final de la Supercopa Argentina y lo eliminó de la Copa Sudamericana en 2015, como golpes recientes. Y esta tarde en el Monumental quería estirar la racha, pero el equipo de Marcelo Gallardo se recuperó de su irregular andar en el campeonato y lo superó 1-0 con gol de Sebastián Driussi. Así le descontó tres puntos al líder Estudiantes.

El partido comenzó con lo esperado: River lanzado en ataque y Huracán aguantando la furiosa embestida. local, que jugaban demasiado cerca del área visitante. Antes de los siete, Alario cabeceó insólitamente solo en el área chica y la mandó por arriba. A favor del goleador: no era fácil ya que tuvo que tirar el cuello para atrás para poder darle fuerza al disparo. Un minuto después, Driussi probó de lejos y encontró bien parado a Marcos Díaz.

La clave de los primeros 10′ fue que el medio local ejercía demasiada presión, que los visitantes no podían aguantar y terminaban con muchas pelotas perdidas. Daba la sensación de que, si no cambiaba el trámite del encuentro tal cual estaba planteado, era de suponer que el gol de River llegaría en cualquier momento. Pero Huracán aguantó.

Algo cambió después de esos primeros minutos: ya sea porque River se cansó, o porque Huracán ajustó sus líneas y ya no perdía las pelotas divididas ni tantos rebotes, el encuentro se fue emparejando de a poco.

La primera chance del Globo terminó en gol, Jerónimo Barrales había centrado cuando la pelota ya se estaba afuera de la línea de fondo. Bien anulado por Fernando Rapallini. River, que siempre fue el dominador de esa etapa, tuvo otra clarísima a los 19′. Nacho Fernández asistió a Alario con un buen pelotazo a la espalda del central y el lateral derecho, y en el mana o a mano, el delantero eligió meterla adentro cuando no llegaba nadie.

Los primeros cuarenta y cinco se fueron con chances para ambos equipos. Primero, una doble chance para River con dos zurdazos tremendos a los 39′. Nacho Fernández enganchó en el borde del área grande (ángulo derecho del ataque), le pegó a colocar y encontró un atajadón de Díaz. En el rebote, Alario cedió para Martínez quien desde el otro ángulo del área grande le pegó y se fue apenas al lado del palo.

Después, Ignacio Pussetto se escapó frente a Batalla, eligió mal para jugársela solo cuando entraba por el centro Romero Gamarra y un bestial cruce de Camilo Mayada ahogó el grito de gol. La última fue para Alario, que volvió a fallar. Pity Martínez encontró la cabeza del nueve en un buen centro desde la izquierda, pero el goleador no embocó al arco. Muy cerca.

El complemento comenzó con ambos equipos tratando de ser protagonistas. River sin mucha claridad, pero con más juego. Huracán metiendo más que en el primero y generando juego a cuentagotas, como podía. Así, la primera del ST fue para el Globo. Mancinelli cabeceó , la pelota dio en Moreira y después en el palo.

Huracán se había convertido en una especie bestia negra para River en el último tiempo. Le ganó la final de la Supercopa Argentina y lo eliminó de la Copa Sudamericana en 2015, como golpes recientes. Y esta tarde en el Monumental quería estirar la racha, pero el equipo de Marcelo Gallardo se recuperó de su irregular andar en el campeonato y lo superó 1-0 con gol de Sebastián Driussi. Así le descontó tres puntos al líder Estudiantes.

El partido comenzó con lo esperado: River lanzado en ataque y Huracán aguantando la furiosa embestida. local, que jugaban demasiado cerca del área visitante. Antes de los siete, Alario cabeceó insólitamente solo en el área chica y la mandó por arriba. A favor del goleador: no era fácil ya que tuvo que tirar el cuello para atrás para poder darle fuerza al disparo. Un minuto después, Driussi probó de lejos y encontró bien parado a Marcos Díaz.

La clave de los primeros 10′ fue que el medio local ejercía demasiada presión, que los visitantes no podían aguantar y terminaban con muchas pelotas perdidas. Daba la sensación de que, si no cambiaba el trámite del encuentro tal cual estaba planteado, era de suponer que el gol de River llegaría en cualquier momento. Pero Huracán aguantó.

Algo cambió después de esos primeros minutos: ya sea porque River se cansó, o porque Huracán ajustó sus líneas y ya no perdía las pelotas divididas ni tantos rebotes, el encuentro se fue emparejando de a poco.

La primera chance del Globo terminó en gol, Jerónimo Barrales había centrado cuando la pelota ya se estaba afuera de la línea de fondo. Bien anulado por Fernando Rapallini. River, que siempre fue el dominador de esa etapa, tuvo otra clarísima a los 19′. Nacho Fernández asistió a Alario con un buen pelotazo a la espalda del central y el lateral derecho, y en el mana o a mano, el delantero eligió meterla adentro cuando no llegaba nadie.

Los primeros cuarenta y cinco se fueron con chances para ambos equipos. Primero, una doble chance para River con dos zurdazos tremendos a los 39′. Nacho Fernández enganchó en el borde del área grande (ángulo derecho del ataque), le pegó a colocar y encontró un atajadón de Díaz. En el rebote, Alario cedió para Martínez quien desde el otro ángulo del área grande le pegó y se fue apenas al lado del palo.

Después, Ignacio Pussetto se escapó frente a Batalla, eligió mal para jugársela solo cuando entraba por el centro Romero Gamarra y un bestial cruce de Camilo Mayada ahogó el grito de gol. La última fue para Alario, que volvió a fallar. Pity Martínez encontró la cabeza del nueve en un buen centro desde la izquierda, pero el goleador no embocó al arco. Muy cerca.

El complemento comenzó con ambos equipos tratando de ser protagonistas. River sin mucha claridad, pero con más juego. Huracán metiendo más que en el primero y generando juego a cuentagotas, como podía. Así, la primera del ST fue para el Globo. Mancinelli cabeceó , la pelota dio en Moreira y después en el palo.

Cuando no pasaba mucho, el Millonario se adelantó en el marcador a los 19′. Mora ejecutó un córner, Alario peinó en el medio del área chica mientras disputaba la posición con su marca y Driussi llegó por el segundo palo para empujar de cabeza.

A los 35′ los visitantes tuvieron otra oportunidad frustrada. Pussetto llegó al fondo en velocidad, le dio un pase atrás a Mendoza que reventó el travesaño cuando no estaba Batalla, y sólo Mayada cuidaba el cero en la línea del arco.

Huracán buscó el empate pero no pudo. River justificó su victoria en el global del encuentro y así quedó con 19 tantos, a siete del líder Estudiantes. Por su parte, los de Parque Patricios suman tan sólo ocho puntos en la tabla.

BOCA:

Boca supo aguantarlo en el Nuevo Gasómetro y se llevó un buen triunfo. Fue 2-1 ante San Lorenzo con goles de Darío Benedetto y Walter Bou. Fernando Belluschi descontó para el local, todo en el primer tiempo. En el segundo, el conjunto de Diego Aguirre inclinó la cancha y tuvo algunas chances pero le faltó claridad. Así, los de Guillermo Barros Schelotto se acercaron al líder Estudiantes (ahora están a cuatro puntos).

Boca pudo ponerse en ventaja a los 21 minutos de partido. Pero antes debió sufrir. Porque San Lorenzo salió decidido a despertar de la doble eliminación de las Copas (Sudamericana y Argentina) y tuvo las chances para ponerse en ventaja. Pero la falta de puntería y las manos de Guillermo Sara se lo iban a impedir.

Y eso lo aprovecharía muy bien el equipo de Guillermo Barros Schelotto. Porque en una contra, Carlos Tevez habilitó de manera magnífica a Benedetto y el delantero, tras enganchar ante la marca de Matías Caruzzo, definió por encima del arquero Sebastián Torrico, que se había adelantado para achicar el ángulo de remate. Dos minutos después, el goleador se iría lesionado.

Pero el que tomó la posta por Benedetto sería quien luego marcaría el segundo. Un minuto después de ingresar, Walter Bou presionó en ataque al juvenil Zalazar, el pibe quiso dar un pase atrás en el área y el ex Gimnasia se anticipó para robar y convertir el 2-0. El defensor de San Lorenzo había ingresado en lugar de Fabricio Coloccini, lesionado.

Con la desventaja de dos goles, San Lorenzo iba a tener un par de chances para descontar. En la primera, Sara se lo impidió a Belluschi. En la segunda, el ex River la mandó a guardar desde una posición similar.
La ofensiva de San Lorenzo continuó en el inicio de la segunda mitad, con Boca parado atrás y apostando a un contragolpe que le permitiera liquidar el juego. Pero el local casi lo empata: Cauteruccio apareció por el segundo palo y, casi sobre el área chica, sacó un remate que dio en el travesaño. El atacante tuvo otra a los 25, pero Sara le tapó el mano a mano.

Del lado de enfrente a Boca le faltaba un poco de precisión para aumentar la diferencia. Estuvo cerca sobre los 19 minutos, cuando Tevez habilitó a a Pablo Pérez y Caruzzo salvó en la línea.
Boca supo aguantarlo en el Nuevo Gasómetro y se llevó un buen triunfo. Fue 2-1 ante San Lorenzo con goles de Darío Benedetto y Walter Bou. Fernando Belluschi descontó para el local, todo en el primer tiempo. En el segundo, el conjunto de Diego Aguirre inclinó la cancha y tuvo algunas chances pero le faltó claridad. Así, los de Guillermo Barros Schelotto se acercaron al líder Estudiantes (ahora están a cuatro puntos).

Boca pudo ponerse en ventaja a los 21 minutos de partido. Pero antes debió sufrir. Porque San Lorenzo salió decidido a despertar de la doble eliminación de las Copas (Sudamericana y Argentina) y tuvo las chances para ponerse en ventaja. Pero la falta de puntería y las manos de Guillermo Sara se lo iban a impedir.

Y eso lo aprovecharía muy bien el equipo de Guillermo Barros Schelotto. Porque en una contra, Carlos Tevez habilitó de manera magnífica a Benedetto y el delantero, tras enganchar ante la marca de Matías Caruzzo, definió por encima del arquero Sebastián Torrico, que se había adelantado para achicar el ángulo de remate. Dos minutos después, el goleador se iría lesionado.

Pero el que tomó la posta por Benedetto sería quien luego marcaría el segundo. Un minuto después de ingresar, Walter Bou presionó en ataque al juvenil Zalazar, el pibe quiso dar un pase atrás en el área y el ex Gimnasia se anticipó para robar y convertir el 2-0. El defensor de San Lorenzo había ingresado en lugar de Fabricio Coloccini, lesionado.

Con la desventaja de dos goles, San Lorenzo iba a tener un par de chances para descontar. En la primera, Sara se lo impidió a Belluschi. En la segunda, el ex River la mandó a guardar desde una posición similar.

La ofensiva de San Lorenzo continuó en el inicio de la segunda mitad, con Boca parado atrás y apostando a un contragolpe que le permitiera liquidar el juego. Pero el local casi lo empata: Cauteruccio apareció por el segundo palo y, casi sobre el área chica, sacó un remate que dio en el travesaño. El atacante tuvo otra a los 25, pero Sara le tapó el mano a mano.

Del lado de enfrente a Boca le faltaba un poco de precisión para aumentar la diferencia. Estuvo cerca sobre los 19 minutos, cuando Tevez habilitó a a Pablo Pérez y Caruzzo salvó en la línea.

A San Lorennzo le faltó claridad y con el correr de los minutos se fue desdibujando su producción.

Así, Boca ganó un partido que le permite acercarse a Estudiantes: suma 22 y quedó a cuatro unidades del líder. San Lorenzo tiene 21.

Comentários no Facebook