Chubut | Emergencia sanitaria: Pizzi dejó en claro la falta de colaboración de Nación

Fue durante la exposición sobre el brote de hantavirus en la Legislatura.


El ministro de Salud, Adrián Pizzi, dejó en claro que en muchos aspectos se sintieron en “soledad” para lidiar con el virus y sin una colaboración de parte de las autoridades de Nación.

Más allá del recurso humano y el invaluable aporte de los técnicos y científicos del Instituto Malbrán, desde la Provincia evidenciaron que la ayuda de Nación fue más “técnica que económica”. Y en definiciones clave que hubo que tomar durante los momentos más álgidos del brote, hubo un total abandono.

Un claro ejemplo fue cuando se tomó la decisión junto a los especialistas del Malbrán para llevar a la práctica el método del aislamiento respiratorio selectivo con aquellas personas que tuvieron algún tipo de contacto con los infectados. El 30 de diciembre, tras verificar que había contagio intrahumano, se dispuso la medida.

Pero hubo cierta resistencia de algunos familiares y unos días más tarde se debió tomar una decisión drástica. Se optó por una denuncia ante la Fiscalía de Esquel para obligar a que los vecinos aislados permanezcan en sus hogares y no pongan en peligro la estrategia de contención sanitaria. En ese momento crucial, las autoridades nacionales no acompañaron.

Pizzi explicó que “se tomó una medida totalmente en soledad. Las autoridades nacionales no querían hablar de esto, ni tampoco les parecía lo correcto y nos dejaron solos quizás por lo que se podía llegar a pensar al respecto. A la luz de lo que ocurrió, evidentemente es de destacar la decisión que se tomó desde el equipo de Salud de la Provincia para que esta medida de aislamiento se cumpliera a rajatabla, incluso con la Justicia de por medio. Nunca se dudó en hacerlo”.

Hasta ahora lo que bajó en recursos desde el Gobierno Nacional es $ 1.800.000. Y no hubo respuesta hasta el momento para incorporar nueva tecnología en los hospitales de cabecera, camillas de presión negativa, nuevos respiradores y monitores, un laboratorio, ambulancias para el traslado, entre tantas necesidades que surgen.

De todos modos, el ministro manifestó que si todo ello no baja desde Nación, la Provincia tendrá que afrontarlo y costearlo, ya que el brote de hantavirus en Epuyén fue “un antes y un después”. Los centros médicos precisarán de una modernización inmediata, incorporar nueva tecnología para poder manejar de la mejor forma posible una epidemia de estas características.

Por el lado de Epuyén, el intendente Antonio Reato solicitó un Adelanto del Tesoro Nacional (ATN) de 5 millones de pesos para atender la crisis en la localidad, además de las pérdidas económicas que se verifican allí, como en toda la región cordillerana.

Comentários no Facebook