Chubut: Mammarelli adelantó que “Habrá meses extremadamente duros”

El Ministro Coordinador de Gabinete, brindó una entrevista a Diario Jornada.

-¿Cuáles son las prioridades de la gestión?
-La preocupación del gobierno es la aprobación de la Ley de Emergencia y del Pacto Fiscal y la comprensión de la emergencia que hay en la Provincia. Tenemos un problema serio de gobernabilidad. No tanto en lo político porque esto queda subordinado a todo el esquema económico y financiero porque sin economía y sin finanzas, la política queda a un lado.

-¿Le sorprenden algunos gestos dentro de la política?
-Hay un poco de egoísmo. Todos los sectores le habían expresado acompañamiento Mariano Arcioni, aún antes de asumir. En la práctica ese compromiso se rompió por completo, al menos con el Frente Para la Victoria. Cambiemos nos dio un apoyo casi permanente e incluso de parte del mackartismo recibimos acompañamiento serio.
-¿Se pretende instalar una imagen de debilidad?

-Hay cosas reales y otras inventadas. El Gobierno tiene minoría en la Legislatura y eso redobla la necesidad de consensuar cosas esenciales como pueden ser la Ley de Emergencia, el Pacto Fiscal o el Presupuesto. Desde el otro punto de vista, el gobierno no tiene debilidad. Es más, se atrevió a encarar por primera vez reformas e iniciativas que nunca vi en un gobierno del Chubut. Por el contrario el gobernador está mostrando una enorme fortaleza política ya que marca una posición con una impronta novedosa, casi revolucionaria. En algunas cuestiones nos estamos abriendo a la comunidad para debatir temas y necesidades que todo el mundo miraba por el costado. En lo nacional, está construyendo un diálogo con el gobierno nacional teniendo como centro a Chubut. Arcioni expresó que el diálogo será fecundo en la medida en que se respeten los intereses provinciales. Eso también representa fortaleza. Pese a todos los vaivenes, lo que se dijo y las interpretaciones políticas, el gobernador tiene un excelente diálogo con el presidente.

-¿En qué instancia está la gestión?
-En un proceso de profundo cambio. El gobernador intenta imponer una impronta que va con su personalidad, su forma y su mirada de ver las cuestiones prioritarias. Es natural que así sea. Recibe el acompañamiento de todos los sectores incluso hasta de su propio partido ya que se dieron cuenta porque esto se trabajó con mucho respeto, que hay otro conductor dentro de Chubut Somos Todos.

-¿Cómo será 2018?
-Será un año de fuerte trabajo de gestión, habrá un acento en esto para llegar a fin de año en un plafón mínimo para transformar 2019 en un año político y electoral. El gobernador pondrá el pie en el acelerador y también a nosotros porque estamos acá exclusivamente para acompañarlo en la gestión y llevar a cabo lo que él nos manda. Probablemente tengamos meses extremadamente duros. La crisis económica y financiera no implica que nos paralicemos. Al contrario, aparecerán nuevas ideas y formas de gestionar que van a sorprender a los chubutenses.

-¿La situación se arregla sólo con dinero?
-Primero con reestructuración y con gestión, volviendo a “dar de nuevo”, pensando una provincia al servicio de la gente. Sin dudas hay problemas económicos pero subordinados a la nueva visión que podamos darle a la gestión. Si no sería simplemente una cuestión de caja y ese no es el problema, Si nos falta plata para llegar a fin de mes y nos la prestan, lo único que se asegura es que siga faltándonos plata, éste y los meses siguientes. Cuando en una casa falta dinero, lo primero que hace una familia es ver cómo hace, consiguiendo otro trabajo o reestructurando internamente los gastos para que alcance. Lo mismo le pasa a la provincia.

-¿Sin experiencia política es más difícil gobernar?
-¿Qué significa tener experiencia en la política? Sinceramente yo no lo sé. Tal vez alguien me pueda explicar alguna vez y seriamente qué significa. A Arcioni lo veo muy bien. Lo acompañé en la Fiesta de la Fruta Fina y basta verlo caminar en la Feria para darse cuenta de lo bien que está. Su relación con la gente es inmejorable. Es lo que más importa para un gobernador. Es el mayor capital político que se puede tener pese a los que insisten en que no proviene de la política.

-¿Qué deben saber los vecinos en este proceso?
-Que todos los días nos levantamos muy temprano y trabajamos hasta muy tarde sin parar en cada prioridad que nos marque el gobernador y solucionando desde la gestión los problemas de la gente, que son de todos. Soy un simple ciudadano que vivo acá y también tengo problemas con la luz, con el agua que me cortan en Rada Tilly al igual que todos. No estoy al margen de los problemas. Me afecta que se corte el transporte público y me entorpecen cuando los piquetes cortan las rutas. Los problemas de la gente son mis problemas, no de los de otros.

-¿Le sorprendió el impacto de algunas de sus declaraciones?
-Lo respondo con una frase de mi abuela: “La verdad no ofende pero molesta”.

Comentários no Facebook