El drama del herrero que perdió un ojo de un balazo en medio de la represión del lunes

La hija de Horacio Ramos encabeza la búsqueda de testigos, fotos e imágenes que aporten información sobre el ataque policial.

En la brutal represión que se vivió el lunes en las inmediaciones del Congreso quedó acorralado Horacio Ramos. Junto a sus compañeros de una cooperativa de la zona sur, había llegado temprano a la Plaza Congreso para manifestarse en contra de la reforma previsional. Así se lo puede ver en la última foto que se tiene de él antes de que pierda la vista de un ojo y sea fuertemente golpeado.

A las cuatro de la tarde, cuando comenzó un momento de tensión notó que comenzaron las corridas, los ataques con gas pimienta y las balas de goma. Horacio se asustó y en un intento de protegerse se alejó de su grupo. Frenó en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Solís, cuando un grupo de policías empezó a disparar a mansalva. Se refugió detrás de unas maderas pero en ese momento recibió un impacto de bala en el ojo derecho.

Por la gran cantidad de sangre que le corría por su cara. Buscó ayuda en una carpa del SAME. Se tapaba los ojos con las dos manos, estaba aturdido y pensó que allí lo ayudarían,. No encontró a los médicos ni a los enfermeros, sino a más agentes policiales, que lo golpearon y patearon. Con la ayuda de una mujer logró escapar y en la plaza un médico le hizo las primeras contenciones del sangrado. En resumen, perdió la vista y ahora esperan volver a operarlo para sacarle la bala de la cabeza.

«Queremos reconstruir lo que pasó, él entró en prequirúrgico y pudo contarnos poco. Está consciente pero conmocionado. Necesitamos más testigos de lo ocurrido para encontrar a los responsables», contó Ayelén, la hija mayor de Horacio.

Según repasa la joven, su padre estaba preocupaba por su hijo de 10 años. No quería que lo vea ensangrentado por los medios. «Mi papá tenía miedo de que lo viera por tele y no entendiera lo que pasaba. Por suerte una mujer lo llevó hacia la Universidad de las Madres. Adentro había decenas de heridos, pero por la gravedad lo llevaron hasta el hospital Santa Lucía, donde le informaron que perdió el ojo y registraron los golpes que tenía en su cuerpo» detalló Ayelén.

«Mi papá sosteniéndose la herida esperó la ambulancia que no podía acceder a esa zona por los incidentes. La mujer que lo ayudó pertenece a la Defensoría del pueblo y ella fue la que consiguió que llegue otra unidad. Los médicos intentan que no pierda el globo del ojo», suma.

Lo grave es que Horacio tiene el proyectil alojado en una parte de la cabeza de difícil acceso. Los especialistas trabajan en analizar cómo extraer la bala, de la que aún no están seguro que sea de goma. Le realizaron una tomografía, pero necesitan ver la zona de la herida interna con una radiografía. Ese estudio -de apariencia simple- aún no se le practicó. Según le informaron a la familia ayer, los médicos se adhirieron a la medida de fuerza de paro nacional convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) y por ese motivo no cumplían con sus tareas.

«Hoy habrá que ver si logran hacerle la radiografía. Luego hay que espera que le baje la inflamación para ver cómo y cuándo lo operan. Estamos esperando novedades», afirmó Ayelén.

Mientras tanto, Ayelén encabeza el pedido de ayuda en las redes sociales y por medio de cadenas de mensajería instantánea. “Nos vamos a presentar como querellantes, así que cualquier tipo de testimonio o material audiovisual nos va a hacer muy útil”, precisó buscando juntar más datos de testigos de lo que le pasó a mi papá. Hasta el momento, dos personas sumaron detalles del ataque y esperan tener más material visual para sumar a su denuncia. Para aportar información deben escribir a [email protected]

Comentários no Facebook