Gustavo Cordera: “Soy una persona enferma que necesita ser sanada”

El Pelado explicó sus polémicas dichos sobre las mujeres violadas. Dijo que se trató de un juego donde intentó provocar a estudiantes.
Gustavo Cordera«Todo fue un simulacro, un juego, donde yo intentaba provocar». Así, Gustavo Cordera, ex líder de Bersuit Vergarabat, explicó sus polémicas declaraciones sobre las mujeres violadas durante una clase con estudiantes de periodismo. El rockero pidió disculpas públicamente y reconoció: «Me mandé una recontra cagada… Soy una persona enferma que necesita ser sanada».

Horas después de que un alumno de TEA Arte reprodujera en las redes sociales las polémicas frases, Cordera se defendió en diálogo con el programa radial de Jorge Lanata por Mitre. «La consigna que yo tenía era provocar, que es algo que siempre hago desde el arte (…) Hubo varias temáticas y los pibes no reaccionaban, entonces yo necesité profundizar en algo para que me repregunten y sea un ejercicio de periodismo. Me puse en distintos lugares, cosas que se hace en teatro», justificó sobre su postura como orador, aunque dejó en claro que no fue su intención herir susceptibilidades.

Lo que había dicho fue escandaloso, fuera o no de contexto: «Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo».

«Pido perdón, me siento mal, me siento un pelotudo… Vos (por Lanata), las Abuelas de Plaza de Mayo, las ligas de ambientalistas saben lo que pienso, lo que soy», continuó, frente al reto del conductor: «Sabemos quién sos, te queremos y bancamos. Pero también está bien que pidas disculpas». «Sí. Necesito pedir perdón y bajar la energía de esto. Tengo hijas que me están llamando por teléfono, mi mujer…», devolvió El Pelado, quebrado.

Lanata frenó entonces la charla para leer una declaración de Cordera en un viejo reportaje de interés general: «Vos decías: ‘Los argentinos violamos leyes, códigos, la intimidad de los artistas. Violamos al otro cuando intentamos cagarlo. Nuestros cantitos de cancha hablan de romperle el cu… al otro…'». «Exactamente, de alguna manera eso era lo que quería poner ahí en la mesa, para que empecemos a vernos. Sexualmente hablando, nunca tuve un episodio de eso (en referencia a la violanción), no es mi estilo de relación con el universo femenino. Desde que salí de Bersuit mi panorama cambió como, por ejemplo, incorporé chicas a la banda», reforzó en su descargo.

Jonatan Dalinger fue el estudiante que se sintió afectado por los dichos durante una clase de periodismo y lo compartió en Facebook.

«Estoy un poco conmovido porque realmente fue un ensayo de conferencia de prensa donde yo ocupé un rol de provocador. No es lo que pienso, ni lo que digo ni lo que practico. Pido perdón una vez más, que la gente no se ensañé conmigo. Porque yo siento el mismo dolor cuando ocurre alguna injusticia, cuando a un ser humano se le hace daño, cuando hay un enfermo. Me parece que en esto que pasó me equivoqué. Soy una persona que está enferma y necesita ser sanada, como muchos seres humanos», reflexionó el rockero.

Marina Calabró, integrante de la mesa de Lanata, le preguntó si alguno de los aspirantes a periodistas, incluidos los profesores presentes, no alzaron la voz durante la clase. «No, nadie saltó, yo no me quería ir del mini simulacro porque decía ‘¡che muchachos, veo que hay ira acá porque no cuentan lo que les pasa, porque no preguntan!’. Y nadie dijo nada, hasta que me cortaron», describió Gustavo, al mismo tiempo que se comprometió en protagonizar un «debate más inteligente» para hablar de drogas, prostitución y enfermedades físicas y psíquicas. «Porque a la locura la conozco muy bien por cuestiones familiares», acotó.

«Me mandé una recontra cagada. Por mis hijos, mi familia, todos mis seguidores y mi historia personal: perdón. La gente me puede seguir viendo, no cambié», cerró Gustavo.

Comentários no Facebook