Tarjetas: denuncian un engaño cada hora por cobros indebidos y «promos» incumplidas

Los reclamos en la Ciudad crecieron 20% en un año y 75% desde 2012. Detrás de los celulares, es el rubro con más quejas.
targetasPara aprovechar descuentos que no están disponibles en efectivo; para dividir pagos hasta 24 cuotas, atenuando el impacto en el bolsillo; para “patear” algunos gastos hasta el mes siguiente o para comprar sin llevar billetes encima. Por estas y otras ventajas, el uso de tarjetas de crédito y de débito viene creciendo en los últimos años, y el 2016 no fue la excepción. Pero el auge de los pagos con plásticos también tiene una contracara: en paralelo, se dispararon los reclamos de clientes por fraudes y engaños de todo tipo, siempre contra su bolsillo.

Según datos oficiales a los que accedió Clarín, sólo en Defensa al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires y en su par de Nación -sin contar las otras entidades provinciales- se recibieron el año pasado más de 9.200 denuncias contra bancos, tarjetas y entidades financieras, a razón de una por cada hora.

En el organismo porteño los reclamos contra entidades financieras crecieron un 20% en el último año, mucho más que el 5% que se amplió la cantidad de tarjetas en el país. Y al comparar las cifras con las de 2012, surge que el año pasado un 75% más de personas recurrieron al Estado, ante la falta de respuestas de las empresas.

«Lo más recurrente fue la sobrefacturación», comentaron. Es decir, cargos que aparecen en los resúmenes sin explicación ni justificación válida. Otro gran foco de problemas fueron las trabas ilegales para dar de baja las tarjetas. Y en tercer lugar figura el incumplimiento de las promociones: por ejemplo, cuando se prometen devoluciones por resumen que luego jamás se concretan.

El sector bancario se quedó en 2016 con el 17% de los 16.835 reclamos hechos por vecinos en Defensa al Consumidor de la Ciudad, y 7 de cada 10 de esas quejas fueron por problemas con tarjetas. Fue así el segundo rubro con más quejas, después de la telefonía celular. En 2012, en cambio, las empresas financieras aún estaban terceras en el ranking (tras celulares y electrodomésticos), con un 11% de las denuncias.

Por su parte, Defensa al Consumidor de la Nación procesó más de 6.700 reclamos contra bancos y financieras, la mayoría a través del sistema online Consumo Protegido. Según cuentan, entre los casos sobre plásticos que se dirimieron en el Servicio Nacional de Arbitraje de Consumo, 43,3% fueron por el desconocimiento de una deuda y otro 26,7%, por débitos incorrectos o cobros indebidos.

«Hubo un gran crecimiento últimamente en estos problemas, ya son algo cotidiano», confirmó Sandra González, presidenta de entidad de usuarios Adecua. «A la gente le dan tarjetas con la promesa de que no tendrá costos, pero luego empiezan a cobrarle dinerales por la renovación y otros cargos. Y si las quieren dar de baja, les exigen estar al día, presentar documentos y otros requisitos ilegales», contó. Reclamó además que se identifiquen mejor los cargos en los resúmenes y extractos, porque actualmente «resulta muy difícil controlar lo que se nos cobra».

Para Susana Andrada, del Centro de Educación al Consumidor, «hay un descontrol» que deriva en crecientes abusos. «Lo más común es que cobren seguros y cargos indebidos -afirmó-. Aparecen compras que jamás se hicieron y otras reales se cobran por duplicado. Esto pasa mucho durante las vacaciones y la gente, si no revisa el resumen a tiempo, termina estafada.»

«Hay que revisar cada mes los resúmenes de cajas de ahorro y tarjetas para desconocer cuanto antes los cobros indebidos y también para reclamar los descuentos. Para eso, sirve mucho guardar los tickets y sacar fotos de las promociones al comprar, para llevar un registro y tener una prueba», agregó González.

La Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra informó esta semana que en 2016 las compras con crédito crecieron un 11% en cantidad de operaciones y un 41% en facturación respecto de 2015, mientras que las realizadas con débito fueron 16% más y por montos en pesos 48% mayores, por encima del índice de inflación.

En el país ya existen 22,8 millones de tarjetas de crédito titulares (sin contar adicionales) y unas 39,7 de débito. Según datos del Banco Central, cada plástico de crédito llegó a fin de año con un promedio de $ 10.666 para devolver. Un monto importante, teniendo en cuenta que el INDEC calculó en $ 9.000 el ingreso medio de los trabajadores y que muchas personas tienen más de una tarjeta a su nombre.

DÓNDE RECLAMAR

En Buenos Aires, los reclamos pueden hacerse en el ente de Defensa al Consumidor de la Ciudad, que atiende en el 147 o en www.buenosaires.gob.ar/defensaconsumidor, o pueden usar el sistema nacional llamando al 0800-666-1518 o a través de www.consumoprotegido.gob.ar.

Comentários no Facebook