Tevez recibió el llamado de Riquelme y seguirá en Boca

El gesto de Román destrabó la negociación y ahora el Apache, que había quedado libre el 30/6, quedó a un paso de firmar un nuevo contrato con el club. Final feliz para una historia que tuvo de todo.

Llegó el gesto que faltaba. Ese empujoncito que Carlos Tevez necesitaba para darle el sí a Boca y renovar su contrato con el club. Juan Román Riquelme se comunicó este lunes con el Apache y le dejó en claro que el Consejo de Fútbol quiere que siga siga en el club. Aunque todavía no hubo acuerdo total, la negociación se destrabó y Carlitos, así, quedó muy cerca de sellar su continuidad en el Xeneize.

Los cruces mediáticos con Jorge Bermúdez y Raúl Cascini parecieran haber quedado atrás. Román, que hasta el momento no había intervenido en las charlas, se puso el equipo al hombro y, como en sus mejores épocas dentro de la cancha, definió el partido en una sola jugada. Sólo restan detalles para que Carlitos ponga la firma y vuelve a sumarse a los entrenamientos (vía Zoom) con el equipo de Miguel Ángel Russo​.

En los últimos días, Carlitos no tenía decidido qué hacer de su futuro. Sentía que en Boca no lo querían más y por eso, ya con el pase en su poder, había empezado a analizar otras alternativas. En la etapa final de su carrera, el 10 pretendía que nada ni nadie le impidiera disfrutar de sus últimos años en el fútbol, aunque al mismo tiempo no quería perderse la oportunidad de hacer un último intento por ganar la Copa Libertadores.

El llamado de Román resultó clave para que el Apache diera el sí y darle luz verde a su representante (Adrián Ruocco) para que se siente a negociar los detalles de su nuevo contrato. ¿Por cuánto tiempo será? Todavía no está definido, aunque sería por un año con opción a renovar por seis meses más. Lo que sí se sabe es que habrá una cláusula que le permitirá romper su vínculo una vez finalizada la Copa.

La renovación de Tevez fue la novela de la cuarentena. De arranque, tanto Carlitos como el presidente del club, Jorge Amor Ameal, habían dicho que, si había predisposición de las dos partes, el acuerdo se cerraría «en cinco minutos». Sin embargo, en el medio surgieron problemas que empiojaron la negociación.

Primero, por las diferencias económicas entre lo que Boca ofrecía y lo que Tevez exigía. Después, por la duración del contrato: Carlitos pasó de un año y medio a seis meses y el Consejo se mantuvo siempre firme en su intención de renovarle por un año. Y después, el lío mediático.

Bermúdez y Cascini trataron al Apache de «ex jugador», Tevez salió a pedir que se lo respetara y todo terminó con una charla picante entre el Apache y el Patrón que casi termina con Tevez afuera del club. Bermúdez volvió a arremeter en las redes, pero Carlitos ya no se prendió y de esa manera, de a poco, se fueron calmando las aguas. La tensa calma duró hasta que entró en escena Román.

Riquelme no suele meterse en el barro de las negociaciones salvo en casos específicos. Al chileno Mauricio Isla, por ejemplo, lo llamó él. Pero el tema Tevez lo había dejado en manos de Bermúdez y primero y del Chelo Delgado después, las dos veces sin éxito. Este lunes, JR llamó directamente al Apache e hizo lo que quizá debió haber hecho hace tiempo: bajar un cambio, dialogar e intentar llegar a un acuerdo.

¿Cómo sigue todo ahora? Ruocco y el Consejo de Fútbol ajustarán los últimos pormenores del contrato y Carlitos pondrá el gancho. Las formas no fueron las mejores, pero al menos pudo llegarse al objetivo. En Boca, hay Tevez para rato.

Comentários no Facebook