Fútbol | Messi le dijo al Barcelona que se va

Leo, con una carta documento, comunicó que deja el club sin pagar la cláusula de rescisión. El Barcelona ya le contestó de forma legal y empieza la batalla. Bomba total.

Leo lo dijo. Messi comunicó oficialmente lo que se venía especulando desde la goleada contra el Bayern Munich y después de haber interrumpido sus vacaciones para hablar con el nuevo DT, Ronald Koeman: su idea es irse del Barcelona y así se lo hizo saber al club.

Messi ha comunicado vía Buró Fax al Barcelona que quiere abandonar el club. El jugador se acogería a la cláusula de su contrato que le permite rescindir unilateralmente el vínculo al final de esta temporada. Buró Fax es un servicio que permite enviar de manera urgente documentos que puedan requerir una prueba ante terceros.

Lionel venía dando señales de que esto podía ocurrir y finalmente sucedió. Se termina una era en el fútbol mundial: Messi vestirá otra camiseta como jugador profesional que no sea la del Barcelona. Después de 19 años, el mejor jugador del mundo deja el club que lo vio nacer como profesional, luego de comenzar su carrera en las Infantiles de Newell’s.

El 2-8 ante el Bayern Munich terminó de hartar a Messi. Y todas las decisiones posteriores que tomó la dirigencia Bartomeu no hicieron más que apurar la decisión más difícil de su carrera. «Me siento más afuera que adentro», le dijo Lionel a Ronald Koeman, en la cumbre de hace una semana, apenas el holandés asumió en lugar del despedido Setién. Y por más que lo meditó, no cambió su parecer y hoy definió que finaliza su etapa en el Barcelona. Por eso, mandó la carta documento al club para avisarle oficialmente de esta determinación y que se marcha ya.

La relación de Messi y la actual dirigencia de Barcelona venía de un desgaste tras otro. Hace tiempo que Leo le viene marcando la cancha con decisiones que influyeron en lo futbolístico y que acabaron con varios papelones consecutivos en las últimas tres Champions: Roma, Liverpool y el último de Lisboa fue el final. Y en esta temporada, la 19-20 que acaba de terminar, fueron muchísimos los errores.

En enero, Leo le había contado a un íntimo que estaba cansado de tantos desmanejos: la CD echó a Valverde y trajo a Setien, el club contrató a una empresa que utilizaba cuentas falsas para criticar a los jugadores en redes, Abidal desacreditó públicamente al plantel por no querer bajarse los sueldos en plena pandemia (hasta que Messi lo desmintió públicamente) y si a todo eso se le suma quedarse afuera en semifinales de la Copa del Rey, perder la Liga ante el Madrid y comerse ¡ocho! en Champions…

Messi ha tomado una determinación drástica y fuerza su salida, amparándose en un inciso de su contrato que le permite rescindirlo unilateralmente al final de esta temporada. Entonces, el club que lo pretenda no tendría que pagar los 700.000.000 de euros de la cláusula de rescisión. Eso es lo que se desprende de la carta que el futbolista mandó al club y, entonces, ahora habrá que ver cuál es la reacción del Bartomeu: ¿aceptará la jugada de Messi o comenzará una negociación? El presidente venía muy golpeado por sus diferentes acciones, había tenido que adelantar las elecciones y este golpe puede terminar con su carrera política, más allá de que su tiempo en el club estaba finalizado ya que no podía presentarse en los comicios de marzo.

¿Por qué podría irse sin cláusula si tiene un contrato vigente? Acá es donde empiezan a jugar los abogados de Messi. Recordemos que Leo firmó la extensión de su vínculo en medio de la pandemia (vencía el 30-6-2020) y ahí estaría la discusión legal que se viene… El jugador hará valer que lo amplió para poder seguir jugando Liga y Champions, mientras que el club intentará hacerse fuerte con que el 10 tiene contrato hasta el 30 de junio de 2021. El Barcelona, que ya sabe que Messi se irá, quiere dinero para dejar ir a su estrella y llevará este tema hasta las últimas consecuencias. De hecho, ya le contestó la carta documento al argentino, a quien consideran intransferible y al que buscarán ganarle desde el terreno legal. Se viene una batalla. Ya no es una cuestión de si se queda, sino de que no se vaya libre.

Con la noticia confirmada de que Messi tomó la decisión de irse, la pregunta que todo futbolero se hace es dónde jugará el mejor del mundo en la temporada que arranca en breve, en apenas un par de semanas. Y las opciones pueden ser infinitas, pero al mismo tiempo no son tantos los clubes que pueden estar a su altura, si es que Leo pretende seguir compitiendo en el alto rendimiento y también si buscará seguir teniendo el mismo sueldo anual que cobraba en el Barcelona. ¿Opciones? Manchester City con Guardiola y el Kun Agüero; el Manchester United que quiere relanzarse, el PSG de Neymar y Di María; el Inter, que por ahora tiene a Lautaro y que posee capitales chinos… Y también está fuerte la opción de la MLS, que lo quiere como jugador franquicia para terminar de potenciar el fútbol en los Estados Unidos.

Se termina la era Messi en el Barcelona. Aquella que arrancó en el 2000, con la firma del contrato en una servilleta, con un Leo de apenas 13 años y que tenía problemas de crecimiento, y un tratamiento médico por delante. Ahí comenzó un romance con la gente que lo mimó desde el vamos, y Leo devolvió todo ese cariño llevando al Barcelona a lo más alto de su historia. Desde que el mejor del mundo debutó el 16 de octubre de 2004 hasta su último partido ante el Bayern Munich, Leo jugó 731 partidos, convirtió 634 goles y dio ¡33 vueltas olímpicas! Y entre esos títulos se destacan nada más y nada menos que cuatro Champions, para un club que apenas tenía una

Comentários no Facebook