«Reloj del Juicio Final»: la Tierra, a dos minutos del Apocalipsis

La declaración del Boletín de Científicos Atómicos, firmada por 19 intelectuales de campos de la ciencia, el medio ambiente, los asuntos internacionales y la seguridad -y donde figuran 15 Premios Nobel.

Dos minutos. Ese es el tiempo que separa a la humanidad del «anochecer» del planeta, el término que ha utilizado el Boletín de Científicos Atómicos para referirse al fin del mundo.

El «Reloj del Juicio Final» marca cuánto le queda a nuestro mundo antes de que los seres humanos destruyan el planeta debido a las amenazas de las armas nucleares y el cambio climático. Pero eso no es todo: también el uso creciente de las fake news -noticias falsas- y cómo socavan las libertades en algunos países ha provocado que sigamos más cerca del final definitivo.

Solo en 1953, en plena Guerra Fría entre Estados Unidos y la URSS, así como las pruebas de la bomba de hidrógeno, la humanidad estuvo tan cerca del final. El año pasado se volvió a llegar al mismo punto ante la posibilidad de una guerra nuclear y el carácter imprevisible del presidente de EE. UU., Donald Trump. Y ahora los científicos han dejado el reloj imaginario -creado en 1947 y que ha cambiado 20 veces de posición desde entonces, desde los 17 minutos de 1991 a los 2 de 1953, 2018 y 2019- en la misma hora.

La declaración del Boletín de Científicos Atómicos, firmada por 19 intelectuales de campos de la ciencia, el medio ambiente, los asuntos internacionales y la seguridad -y donde figuran 15 Premios Nobel-, fue hecha pública este jueves.

La declaración indica que Estados Unidos abandonó el año pasado el acuerdo nuclear con Irán y anunció que se retiraría del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, lo que suponen «pasos graves hacia un desmantelamiento completo del proceso de control global de armas». Además, el escrito apunta que «el dilema nuclear de Corea del Norte sigue sin resolverse» pese a que este país asiático y Estados Unidos se alejaron de la retórica belicosa en 2017.

En cuanto a la otra gran amenaza para la humanidad, la del cambio climático, la declaración subraya que las emisiones globales de dióxido de carbono, que parecían estabilizarse a comienzos de esta década, volvieron a aumentar en 2017 y 2018.

Comentários no Facebook