Sol Pérez: «Que sea sexy no significa que esté pidiendo sexo»

«Estoy haciendo el analítico para terminar Derecho en una universidad privada. Me falta poco para recibirme. Sólo me queda rendir las equivalencias”, contó la joven.

Desde Mar del Plata, Sol Pérez habló con la revista GENTE y contó de todo.

“Quería ser vedette. Caminaba con tacos. Soñaba con el Carnaval de Gualeguaychú”. Y claro está que lo logró. Hoy es una de las primeras figuras en la obra de Mar del Plata de Carmen Barbieri y Santiago Bal.

“Creo que sí. Antes estaba el prejuicio de que la mina del cuerpo era sólo eso. Yo demostré que podés tener un lomazo y también leer. Estudio porque me nutre. De hecho, estoy haciendo el analítico para terminar Derecho en una universidad privada. Me encanta cursar en la UBA, pero es muy complicado por los horarios. Con tanto trabajo se me hace imposible. Me falta poco para recibirme. Sólo me queda rendir las equivalencias”.

Sol contó cómo son sus días de trabajo en La Feliz: “Jamás me importó la plata. No toco un peso de nada. Cobro y se la doy a mamá. No la manejo yo, ¡porque me la gasto! Mi objetivo es comprarme mi casa. No sos millonario por estar en este medio. Tenés que mantenerte. Hay momentos de más y otros de menos trabajo”.

Respecto a las situaciones de acoso que alguna vez sufrió trabajando, puntualmente en Combate, Sol señaló: “Ahora es más fácil hablar… Antes uno naturalizaba muchas cosas”. Y en tanto al presente expresó: “A la sociedad le cuesta entender que tener curvas y ropa ajustada no implica que nos puedan tocar. Que sea sexy no significa que esté pidiendo sexo. Es simplemente que me siento bien con mi cuerpo”.

Comentários no Facebook