Lunati: “Algunos periodistas patearon puertas de los árbitros”

El exárbitro salió al cruce de quienes lo cuestionaron por ir al Monumental el sábado a ver a River, el club del que es hincha.
pablo-lunatiPablo Lunati siempre fue un árbitro excéntrico. Está en su naturaleza. Y si adentro de la cancha era así, ya retirado, su personalidad se potencia. De hecho, no tuvo problemas en dejarse filmar el sábado a la noche en el Monumental viendo a River, el club del que se confesó hincha, ante Vélez, para mandarle saludos a un amigo. Al lado suyo estaba su hijo mayor, Matías, quien demostró su felicidad en las redes sociales por volver a la cancha junto a su padre, luego de 25 años.

Lunati se despojó de la responsabilidad que asumía como árbitro y, sin tapujos, mostró sus sentimientos futbolísticos. «Fui muy profesional como árbitro, fui imparcial en más de 300 partidos. Y en la vida privada todos sabían que era de River», admitió Lunati en una entrevista en Pasión Monumental Radio (Splendid AM 990).

Sobre la polémica que se desató en torno a su presencia en el Monumental, el exárbitro disparó: «Hoy no me interesa el qué dirán. Me tiene sin cuidado. Y a algunos periodistas les voy a contestar, porque ellos también son hinchas. Muchos están hablando estupideces y se escudan en equipos del ascenso, cuando me consta que fueron a patear puertas de los árbitros».  Luego, Lunati afrontó la acusación de haber favorecido al club de Núñez. «Nunca me molestaba dirigir a River, sí me molestaba que no le fuera bien. Ojo, River jugó 32 partidos conmigo y ganó 12». Y añadió: «Yo dirigí a River en la peor época de su historia. ¿De qué ayuda me están hablando? Yo dirigí a River el día que se fue a la Promoción. Jugó con Lanús y perdió 2 a 1. Yo era de River luego del partido, adentro no me quería equivocar nunca».

También hizo referencia al Superclásico del torneo Inicial 2012, que le tocó dirigir en Núñez, el cual terminó 2-2 luego de que River estuviera 2-0 arriba: «Ese día le cobré un penal a Boca, que fue penal, de (González) Pirez a Lautaro Acosta. River estaba para golear y se lo empataron en el final. Si hasta (Julio) Falcioni hizo entrar tarde a su equipo en el segundo tiempo para que lo echara».

Además, el «Loco» (apodo que se ganó por su forma de ser) reveló más intimidades. «Era normal que si yo estaba en la cancha interiormente gritara un gol de River y me amargara si se lo metían. Soy así, pasional, no solo en el fútbol, en todos los aspectos de mi vida». Otra más: «Cuando River perdió con Patronato (penúltima fecha de la B Nacional en 2012) y comprometió el ascenso me fui de la cancha con una amargura tremenda». Ese partido fue dirigido por él y le cobró un penal a River, que el arquero de Patronato, Sebastián Bértoli, le atajó a Alejandro Domínguez.

Y en referencia a la pérdida de categoría de River, Lunati contó: «Entre 2011 y 2012 los árbitros me cargaban, me volvían loco, me cantaban la musiquita del ascenso de TyC Sports». Pero lo tomaba con naturalidad. «Si entre los árbitros no nos cargamos, nos aburrimos. Es lógico, si todos son hinchas de algún club. Yo me aguanto todo el folclore, ese de Macri-Ramón Díaz, me gusta esa chicana mientras no se falte el respeto», expresó el hombre de 49 años, oriundo de Santos Lugares.

Siguiendo con el tema, le apuntó a su colega Sergio Pezzotta, quien dirigió el partido de vuelta por la Promoción. «El penal que no le cobró a River contra Belgrano fue uno de los más grandes de la historia. Mamma mía (sic), no se puede creer que no haya cobrado ese penal». Y agregó: «Jamás le pregunté a Pezzotta por qué no cobró penal ese día, no tengo relación, pero no por eso puntualmente. Yo tengo códigos». Pero eso ya es historia. Entonces elogió a Rodolfo D’Onofrio y su Comisión Directiva. «La actual conducción de River puso las cosas en su lugar», afirmó Lunati.

El exreferí también admitió que alguna vez insultó a un juez, cuando aún estaba lejos del silbato. «El árbitro al que más puteé fue (Javier) Castrilli. No me gustaba. Los que sí me gustaban eran (Francisco) Lamolina y (Héctor) Baldassi».

Para el final, confesó más sentimientos referidos a River. «El gol que más grité fue el de (Juan Gilberto) Funes al América de Cali en el Monumental en la final de la Libertadores ’86 y mi ídolos fueron (Norberto) Alonso, de chico, y (Enzo) Francescoli, de grande».

Al margen de la exposición de las últimas horas, Lunati planea ir seguido al Monumental, pero ahora a las tribunas. «Si tengo ganas, voy a seguir yendo a la cancha. Mi hijo más chico estaba enfermo el sábado, ahora voy a ir con él. Viajar con mis hijos a ver a River a todos lados hubiera sido una de las cosas más lindas de mi vida», manifestó.

Por último, Lunati reveló: «Una vez, ya siendo árbitro, fui ‘escondido’ a ver un clásico, fui con mi papá. Tenía 32 buzos (sic) y hacía 22 grados, ja. Me hubiera gustado haber ido con mi papá también el otro día, pero la vida no quiso».

Comentários no Facebook