La historia del «Paciente de Londres»: el segundo en curarse del VIH

Se trata de un paciente de Londres. Sin embargo los especialistas sostienen que no se trata de una cura que pueda ser aplicada a gran escala.

Un hombre con VIH en Gran Bretaña se ha convertido en el segundo adulto conocido en el mundo en ser eliminado del virus del Sida de su organismo luego de recibir un trasplante de médula ósea de un donante resistente al VIH, según afirmaron lo médicos que trataron al paciente.

Casi tres años después de que recibió las células madre de la médula ósea de un donante con una mutación genética rara que resiste la infección por el VIH, y más de 18 meses después de que salió de los medicamentos antirretrovirales, las pruebas altamente sensibles aún no muestran rastro de la infección por VIH previa del hombre.

“No hay virus allí que podamos medir. No podemos detectar nada», le dijo a la agencia de noticias Reuters el profesor y biólogo del VIH que lideró a un equipo de médicos que tratan al hombre, Ravindra Gupta.

Los expertos en Sida dijeron que el caso es una prueba del concepto de que los científicos algún día podrán terminar con el sida y marca un «momento crítico» en la búsqueda de una cura para el VIH, pero eso no significa que ya se haya encontrado una cura.

Gupta describió a su paciente como «funcionalmente curado» y «en remisión», pero advirtió: «Es demasiado pronto para decir que está curado». Al hombre se le llama «el paciente de Londres», en parte porque su caso es similar al primer caso conocido de cura funcional del VIH: en un hombre estadounidense, Timothy Brown, quien fue conocido como el paciente de Berlín cuando se sometió a un tratamiento similar. en Alemania en 2007, que también eliminó su VIH.

Brown, que había estado viviendo en Berlín, desde entonces se ha mudado a los Estados Unidos y, según los expertos en VIH, todavía no tiene VIH.

Unos 37 millones de personas en todo el mundo están actualmente infectadas con el VIH y la pandemia del SIDA ha matado a cerca de 35 millones de personas en todo el mundo desde que comenzó en la década de 1980. La investigación científica sobre el complejo virus en los últimos años ha llevado al desarrollo de combinaciones de medicamentos que pueden mantenerlo a raya en la mayoría de los pacientes.

Gupta, ahora en la Universidad de Cambridge, trató al paciente de Londres cuando trabajaba en el University College London. El hombre contrajo el VIH en 2003, dijo Gupta, y en 2012 también se le diagnosticó un tipo de cáncer de sangre llamado linfoma de Hodgkin.

En 2016, cuando estaba muy enfermo de cáncer, los médicos decidieron buscarle un trasplante de trasplante. «Esta fue realmente su última oportunidad de supervivencia», le dijo Gupta a Reuters.

El donante, que no estaba relacionado, tenía una mutación genética conocida como «CCR5 delta 32», que confiere resistencia al VIH. El trasplante fue relativamente suave, dijo Gupta, pero hubo algunos efectos secundarios, incluido el paciente que sufrió un período de enfermedad de «injerto contra huésped», una condición en la cual las células inmunitarias del donante atacan las células inmunitarias del receptor.

La mayoría de los expertos dicen que es inconcebible que tales tratamientos puedan ser una forma de curar a todos los pacientes. El procedimiento es caro, complejo y arriesgado. Para hacer esto en otros, los donantes de coincidencia exacta deberían encontrarse en la pequeña proporción de personas, la mayoría de ellos de ascendencia del norte de Europa, que tienen la mutación CCR5 que los hace resistentes al virus.

«Aunque esta no es una estrategia viable a gran escala para una cura, sí representa un momento crítico», afirmó Anton Pozniak, presidente de la Sociedad Internacional del Sida. «La esperanza es que esto conduzca eventualmente a una estrategia segura, rentable y fácil; usando tecnología de genes o técnicas de anticuerpos», agregó.

Los especialistas dijeron que aún no está claro si la resistencia del CCR5 es la única clave, o si la enfermedad de injerto contra huésped podría haber sido igual de importante. Tanto los pacientes de Berlín como los de Londres tuvieron esta complicación, que puede haber desempeñado un papel en la pérdida de células infectadas por el VIH, afirmó Gupta.

Su equipo planea usar estos hallazgos para explorar nuevas estrategias potenciales para el tratamiento del VIH. «Necesitamos entender si podríamos eliminar este receptor (CCR5) en personas con VIH, lo que podría ser posible con la terapia génica», dijo. El paciente de Londres, cuyo caso fue programado para ser reportado en la revista Nature y presentado en una conferencia médica en Seattle el martes, ha pedido a su equipo médico que no revele su nombre, edad, nacionalidad u otros detalles.

Comentários no Facebook