Alertan por posible desabastecimiento de garrafas y el despido de tres mil trabajadores

A través de un comunicado, la Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado (CADIGAS) aseguró que está en riesgo el abastecimiento del gas y el empleo de 3.000 trabajadores debido a la acumulación de deudas, que resultan imposibles de afrontar en el marco de la pandemia de coronavirus.

La Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado (CADIGAS) denunció que, “debido a las fuertes pérdidas acumuladas al estar trabajando con márgenes muy inferiores a los necesarios para cubrir los costos de operación, unas 180 empresas Pymes se encuentran en estado terminal, empujadas hacia la quiebra”, con lo cual alertan a la población sobre “el riesgo inminente de desabastecimiento de un insumo crítico para 10 millones de personas que viven en zonas vulnerables de todo el país”.

“Representamos a numerosas empresas de capitales nacionales que ya no tenemos resto para sobrevivir, con lo cual está en riesgo el abastecimiento del gas y el empleo de 3.000 trabajadores debido a la acumulación de deudas, que resultan imposibles de afrontar, sin que el Estado tome cartas en el asunto. La realidad es que por cada garrafa vendida perdemos un tercio de su valor, lo cual resulta absolutamente insostenible”, indicó la entidad.

“En los últimos cinco años los costos crecieron 435 %, mientras que sólo pudimos trasladar una actualización del 140 %. La inflación nos carcome y la pérdida acumulada en el tiempo destruyó no solo la rentabilidad sino la posibilidad de mantenernos en pie ya que estamos muy cerca de la quiebra, por lo que el sector va hacia la extinción”, explicaron en la Cámara.

“Elevamos nuestra voz con un legítimo reclamo, en la última esperanza de ser escuchados por las nuevas autoridades de la Secretaría de Energía», remarcó CADIGAS. Y agregó: «hemos acercado diversas soluciones sin conseguir resultados para aliviar la angustiante situación del sector, donde los distribuidores están al borde del colapso operativo. Tenemos un problema y también queremos llevar herramientas para resolverlo”.

“Les pedimos a las autoridades que por favor entiendan que la base de nuestros asociados está conformada por empresas de estructura familiar que diariamente realizan una actividad esencial, en plena emergencia sanitaria, entregando un producto crítico para millones de habitantes en estado de necesidad. Será imposible que los hogares humildes del país tengan gas de garrafa si nuestra actividad desaparece”, plantearon en la entidad.

De acuerdo con los datos oficiales suministrados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), de un total de 12,2 millones de familias del país, casi 5 millones (el 41%) utilizan gas envasado.

Comentários no Facebook