Claudia Villafañe “No puedo seguir oyendo esas barbaridades”

Enojada, Claudia Villafañe llamó a Polémica en el Bar, donde estaban hablando del video de la muerte de Maradona, y no se calló nada.

Después del duro momento que había vivido con la muerte de Diego Armando Maradona, el padre de sus dos hijas, Claudia Villafañe había encontrado algo de felicidad tras coronarse como la primera vencedora de MasterChef Celebrity. Sin embargo, la realidad no la deja vivir en paz.

Y si bien siempre mantuvo un perfil bajo e hizo pocas declaraciones acerca de la muerte de su ex marido, a diferencia de sus hijas, esta vez no aguantó más y se despachó con todo en Polémica en el Bar, el programa conducido por Mariano Iúdica y en el que trabaja también Rocío Oliva, la última pareja que se le conoció al astro del fútbol y a la cual no parece tenerle demasiada simpatía.

El programa giraba en torno a un video de reciente aparición en el que se habla de todo lo que giró en torno al deceso de Maradona. Y en el debate intervenían los citados Mariano Iúdica y Rocío Oliva, y también Mauricio D’Alessandro, abogado de Matías Morla, y el Turco García, amigo del Diez y contrincante de Claudia en el certamen culinario. Pero de golpe se apoderó de la escena Villafañe, quien llamó por teléfono y obviamente la pusieron al aire.

“No iba a hablar porque no me interesaba polemizar con nadie, pero no puedo seguir escuchando las barbaridades que están diciendo, porque, ahora que salieron los audios, dónde queda bien en claro todo lo que pasó, no puedo entender lo que están diciendo ahí», arrancó la Claudia.

Y siguió: «Los audios dejaron en claro todo lo que le estaban haciendo a Diego, y no entiendo que puedan seguir hablando de años pasados o meterme a mí en el medio».

Después se refirió a lo que había pasado en el velatorio: «Lo que hice lo hice con el aval de sus cinco hijos y por la familia, por las hermanas y por todos los que estaban ese día. Yo no me tomé ninguna atribución de ningún tipo. Si no, que le pregunten a Víctor Stinfale, que es la persona que estaba ahí y que no se movió. Si a Rocío le queda alguna duda de quién fue la que no la dejó entrar, que se lo pregunte a él que fue el que me vino a preguntar a mí y yo le contesté que no tenía nada que ver ni podía tomar ninguna decisión de ningún tipo”.

“Ella -por Rocío- sabe bien quien soy, como todos los que están ahí. Y si la gallina de los huevos de oro se les murió a todos los que están ahí defendiendo lo indefendible, me parece que están muy equivocados. Porque yo no hice nada de lo que no correspondía”, continuó.

“Tengo llamadas de Diego del 21 de noviembre en mi celular, para que vean que sí hablaba conmigo. Que no lo hiciéramos público y no saliéramos a contar todo lo que hacíamos cuando nos juntábamos en la casa de mis hijas no quiere decir que no habláramos, aunque tuviéramos juicios de por medio. Sabíamos separar muy bien las cosas y Rocío lo sabe. No tengo que darle explicaciones a nadie”.

Entonces, Oliva le retrucó: “Si vos hablabas tanto con Diego y te decía todo lo que me extrañaba y me amaba, ¿cómo pudieron impedir que entrara a despedirme de él? Por su memoria, ya que tanto lo respetaban”, le consultó.

A lo que Claudia replicó: “Ya te dije que le preguntes a Víctor Stinfale, que vino a decir que vos lo llamaste y estabas abajo. Yo no sé. Y no llamé para discutir esto. Si vos me querés creer o no, es problema tuyo. Vos me llamaste un día para decirme que estabas del lado de las chicas. Quedamos en que si querías decir que hablaste conmigo no tenía problema, pero que no cuentes lo que habíamos hablado. Y vos fuiste y contaste todo lo que habíamos hablado”.

Más allá de la polémica con Rocío, con quien estaba enfurecida Claudia era con el Doctor D’Alessandro. “Me quiere hacer quedar como la mala de la película y la verdad que no lo soy. Quiere defender lo indefendible porque está defendiendo a una persona que lo tenía a Diego secuestrado. Y todo lo que dijeron mis hijas siempre, fue lo que pasó. Se les cortó el chorro de plata y ahí se vio. Ellos mismos lo expresaron», dijo.

A lo que el abogado contestó: “Sí él hubiese querido ayuda, hubiese estado secuestrado o hubiese necesitado algo de vos, te lo hubiese dicho”.

Pero Claudia no se cayó: “No, porque vos comentaste que me odiaba y que era la peor persona a la que le podían entregar el cadáver de Diego y que conmigo no hablaba. Te lo digo para que sepas que tengo las llamadas en mi teléfono. De mis hijas hablas mal siempre. Le echan la culpa a Dalma y a Gianinna y son cinco hijos los que tiene Diego. No son dos”.

Finalmente, cuando el Turco García hizo referencia al día qué Claudia abandonó la grabación de Masterchef Celebrity, ni bien se enteró de la cirugía de Maradona, la mamá de Dalma Y Giannina confió: “A mí no me correspondía cuidarlo, pero yo estaba al lado de mis hijas. Y hacía lo que ellas necesitaban que hiciera: acompañarlas. Nada más. La gente sabe quién es cada uno. Y, con todo esto que está saliendo a la luz y lo que va a seguir saliendo, la condena social ya la tienen., Por algo no aparecen en ningún lado y no dan la cara”.

«Dicen que hay siete mil audios o más. Así que seguramente cosas van a seguir saliendo. Acá todos hablan y no se dan cuenta que los que sufren son los hijos, que escuchan las barbaridades que dicen, y las personas que a Diego lo quisieron de verdad. También la gente que lo quiso como futbolista sufre por todo esto que se está escuchando. Porque nadie puede creer como lo trataban. Estaban con él las 24 horas, vivían de él, eran los únicos que estaban cerca yen lo único que pesaban era en alejarlo de las personas que realmente lo querían”, concluyó la ganadora de MasterChef Celebrity.

Comentários no Facebook