En medio de la tensión con empresarios, el Presidente recibe a la UIA

Es el primer encuentro del jefe de Estado con representantes del sector tras conocerse la iniciativa de avanzar en un impuesto a la denominada «renta inesperada».

El presidente Alberto Fernández recibirá esta tarde a la conducción de la Unión Industrial Argentina (UIA) en la Casa Rosada.

Es la primera reunión del jefe de Estado con representantes del empresariado en medio de las tensiones tras conocerse la iniciativa de avanzar en un impuesto a la denominada «renta inesperada».

«Nosotros necesitamos que los que han ganado una renta inesperadamente como consecuencia de una guerra que se ha desatado imprevistamente, que colaboren con su aporte contributivo, para ayudar a quienes han quedado más postergados con todo esto», señaló la semana pasada el Presidente.

Fernández sostuvo que «tenemos que potenciar a esa economía popular que es muy fuerte y que contiene a un número importante de gente y ver cómo los ayudamos a desarrollar y promover trabajo genuinamente».

«Llegar a los últimos es mi mayor obsesión», remarcó el mandatario para luego enfatizar que «como lo dije en diciembre de 2019, primero, los últimos, y nosotros seguimos privilegiando esa lógica».

«Hay una urgencia en los sectores más postergados de la sociedad y es a esos sectores a los cuales les estamos dando respuesta, con este incremento excepcional de los ingresos que estos sectores están reclamando producto de esta situación que se ha profundizado a partir de la guerra que no es un fenómeno argentino sino un fenómeno mundial», agregó.

Luego, acompañado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunciaron también la implementación de un refuerzo de ingresos para los trabajadores y trabajadoras informales y de casas particulares, monotributistas, jubilados y pensionados.

Al referirse a la iniciativa, el ministro Guzmán subrayó que «se va a convocar a los empresarios y sindicalistas para elaborar un mecanismo que permita capturar parte de la renta inesperada que no es producto de un aumento de la inversión adicional, sino que es producto del shock que implica la guerra que hace posible que sectores de nuestra sociedad tengan la posibilidad de tener una renta que es extraordinaria».

«Lo que se busca es capturar parte de esa renta para que el Estado pueda llevar adelante el rol que debe jugar para un desarrollo equitativo, para atacar la pobreza infantil, y lograr una mayor inclusión social», puntualizó Guzmán.

Comentários no Facebook