Riquelme trabaja en el armado un equipo para cuando vuelva el fútbol

El nuevo contrato de Tevez, ¿Zárate sigue?, Andrada, ¿se va o se queda? La situación de Junior Alonso y de Franco Soldano. ¿Vendrán refuerzos? Román debe decidir.

Mientras continúa el parate en el fútbol por la pandemia mundial del coronavirus, la dirigencia boquense con Juan Román Riquelme a la cabeza desde lo futbolístico, debe pensar en varios casos particulares de jugadores a los que se les debe resolver sus diversas situaciones. Entre ellos están Carlos Tevez, Mauro Zárate, Esteban Andrada, Junior Alonso y Franco Soldano. A un lado queda el caso Sebastián Villa, ya que su continuidad depende más de lo judicial que de lo deportivo. La idea de Román y también del cuerpo técnico encabezado por Miguel Russo es mantener la base del plantel campeón de la última Superliga.

Con respecto a Carlitos, la idea es renovarle el contrato que finaliza el 30 de junio. Luego de su gran arranque de año en el que terminó haciendo el gol del título ante Gimnasia, todos se convencieron de que el capitán debe seguir. Hay que ver cómo influye esta falta de actividad física en un jugador de 36 años, pero lo cierto es que le renovarán. La idea es que el nuevo vínculo sea por un año, aunque también podría llegar a ser por seis meses y ver a fin de año cuál es su condición física y futbolística. Con respecto al dinero no habría mayores inconvenientes de ninguna de las dos partes, pero deberán charlar.

Otro caso parecido es el de Zárate. Su contrato también vence el 30 de junio. El futbolista tiene ganas de seguir y le gustaría terminar su carrera en la institución de La Ribera. Russo lo tiene en cuenta como integrante del plantel, aunque no como titular indiscutido. Su puesto deberá ganárselo con buenas actuaciones cuando le toque jugar. Como ocurre con Carlitos, también se pondrían rápidamente de acuerdo para que continúe en el club desde lo económico.

Por su parte, Andrada es fundamental para todos, ya que fue una de las grandes figuras de los últimos tiempos. Sin embargo, esas buenas actuaciones hacen que varios equipos lo quieran, y si llega una oferta tentadora, la intención del guardameta es probar suerte en Europa. Su cláusula de rescisión es de 25.000.000 de dólares y el que se acerque a esa suma, seguramente se lo lleve, pero todavía no hubo ningún pedido normal. El que lo quiera deberá dejar una buena cantidad de dólares en las arcas de la institución.

El que dejó una gran impresión en el cuerpo técnico es Junior Alonso, que está a préstamo del Lille francés y buscarán que continúe. Para eso, Boca debería poner unos 3.300.000 dólares para comprar el pase o negociar por menos dinero o incluso tratar de conseguir un nuevo préstamo, pero la idea es que el paraguayo continúe vistiendo la camiseta xeneize, ya sea de una forma o de otra.

En la ofensiva está Soldano, quien terminó siendo titular en el Boca de Russo. El atacante pertenece al Olympiakos de Grecia y habrá que ver si se puede negociar un nuevo préstamo. La intención no es comprarlo y si no se ponen de acuerdo con el club griego, el atacante puede llegar a volver a Europa. Su continuidad todavía no está cerrada.

Estos son algunos de los casos que Riquelme está tratando de resolver a través de videollamadas o llamados telefónicos. El vicepresidente segundo se encarga de todas las negociaciones y la idea es mantener a la mayoría del plantel que viene de ganar la última Superliga con aquella recordada definición agónica.

Comentários no Facebook