Todas las mentiras que te contaron del Descubrimiento de América

Colón no llegó un 12 de octubre, las naves no se llamaban como lo creés, los Reyes Católicos no pagaron el viaje, y muchas falacias más.
colonEmpecemos con una aclaración. Cristóbal Colón no descubrió América. Se descubre algo que es virgen, no un continente que estaba poblado por millones de personas, con culturas de élite y un desarrollo muchas veces superior al europeo. Después de aclarar la primer gran mentira, pasemos a la otras.

Colón no llegó a América el 12 de octubre. En esa época no existía el calendario Gregoriano actual sino que se usaba el Juliano, que fue suprimido por el Papa Gregorio en 1582, borrando diez días. Por lo tanto, Colón vio tierras americanas un 20 o 21 de octubre.

¿Cuántas veces te hablaron en el cole de las Tres Carabelas? Colón no viajó con tres carabelas, sino con dos carabelas y una Nao. Las nao tenían castillo de proa y las carabelas no.

Sin repetir y sin soplar ¿cómo se llamaban las naves? Y seguro decís La Pinta, La Niña y La Santa María. Se conoce el nombre real de dos de ellas. La Niña en realidad se llamaba Santa Clara y la Santa María en realidad se denominaba María Galante. En esa época las naves eran bendecidas y se botaban al mar llevando el nombre de santas. De la nave que no se sabe su denominación es de La Pinta, pero de ninguna manera ése era su nombre.

Dicen que Colón quería probar que la Tierra era redonda. Ya 1.200 años antes de su viaje los matemáticos griegos ya habían señalado que la Tierra era redonda, no plana. Incluso el griego Claudio Ptolomeo escribió el Almagesto (en el siglo II), un tratado que describía la esfericidad de la Tierra. Y todos los científicos y estudiosos europeos conocían eso en los tiempos de Colón.

Ya dijimos que Colón no descubrió un continente que no era virgen. En 1492 habría ciudades en América que eran superiores en todo a muchas de Europa. Especialmente en tamaño, cultura, arquitectura, uso de la agricultura y hasta explotación de rutas comerciales. El nuevo continente estaba habitado desde hacía miles de años. Además, Cristóbal Colón moriría creyendo que sus viajes habían sido ¡a Asia!

Don Cristóbal era un ladrón de guante blanco. Es que los Reyes Católicos habían prometido una recompensa de 10.000 maravedíes al primero que avistase tierra. Y ese fue el marinero Rodrigo de Triana que ni se llamaba Rodrigo ni era de Triana. Su verdadero nombre era Juan Rodríguez Bermejo, y era natural de Lepe (Huelva). Lo cierto es que fue él quien primero vio tierra, pero el mentiroso de Colón no le dio la recompensa argumentado que fue él quien la había divisado la noche anterior en forma de luces. El que embolsó la suma fue Colón y Rodrigo de Triana, que estuvo a punto de ser millonario, se sintió estafado. Renegó de la fe católica y se fue a vivir al África navegando como pirata.

Dicen los libros que Cristóbal Colón llevó la sífilis a Europa. Sin embargo, hay pruebas de carbono y análisis de ADN que prueban que la sífilis era una enfermedad mundial, antes de que la expedición llegara a estas tierras.

Colón no era un gran navegante como nos vendieron. Tenía un correcto conocimientos de los vientos y las corrientes marinas, pero calculaba mal las distancias y su concepción de la Tierra era errónea.

Los navegantes que llegaron eran todos presos. Mentira. En realidad solo cuatro hombres de la tripulación eran reos. Así lo indica La nueva lista documentada de los tripulantes de Colón, disponible en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Colón no fue el primer europeo en pisar América. Unos 500 años antes un grupo de vikingos comandados por Leif Ericson había llegado a las costas de Norte América.

Los reyes Católicos vendieron hasta la ropa para costear el viaje. Soberana mentira. El gasto de la expedición corrió a cargo de Luis de Santángel, de los hermanos Pinzón y de una parte de los vecinos de Palos de la Frontera, que tenían pendiente una multa por contrabando.

Mito: Había un sacerdote a bordo de la Santa María en 1492. Realidad: Debido a los peligros que implicaba el viaje, no había sacerdotes o frailes. En el colegio te mostraron miles de veces los cuadros del desembarco de Colón espada en mano y con un sacerdote a su lado. No hubo ninguno. Sí en el segundo. Fueron cinco: el benedictino Padre Buil, el jerónimo Padre Ramón Pane y tres franciscanos.

Colón era admirado por su tripulación debido a su bondad. Causa risa el argumento. La Santa María (ya sabemos que no llamaba así) encalló el día de Nochebuena de 1492 (que realmente no era el día de Nochebuena por el cambio de calendario) en un unos corales al norte de la isla La Española, que hoy es Haití. ¿Qué hizo Colón? Regresó a España en La Niña (que así no se llamaba) abandonando a los 40 marineros en el asentamiento. Cuando Colón regresó un año después todos los marineros abandonados habían muerto.

Hay más para reforzar la imagen de un Colón tirano. Cuando era gobernador de la isla La Española, ejecutaba gente a rajatabla. Y a los pueblos originarios los hacia trabajar como esclavos y los torturaba a repetición. En agosto del 1500, un comisionado real arrestó a Cristobal Colón y lo llevó a a España encadenado.

Cristóbal Colón murió pobre. La última gran mentira. Colón murió a los 54 años, en 1506, viviendo una vida de jeque. Su última residencia fue un lujoso departamento en Valladolid, Corona de Castilla.

Este miércoles algunos festejarán el descubrimiento de América. No hay nada que festejar porque no hubo ningún descubrimiento. Y por respeto a los pueblos originarios, que en aquel entonces eran los verdaderos y únicos dueños de estas tierras.

Comentários no Facebook