Insólito: una madre y su hija se casaron entre ella

No es el primer matrimonio aberrante de la mujer, que en el 2008 había contraído matrimonio con su hijo. Ahora está presa.
madre-e-hijoEntre 1959 y 1964 se emitió una gran serie televisiva en Estados Unidos: The Twilight Zone. La misma llegó a nuestro país con el nombre de La Dimensión desconocida. Cada episodio recreaba un relato de fantasía, terror o ciencia ficción, siempre rematado con un final sorprendente.

Después de cada capítulo uno creía que no había cosa más increíble que lo que había visto instantes antes. Pasaron más de 50 años y el mundo tiene casos reales que superan con creces todo lo de la serie. Con una diferencia: lo que mostraba la pantalla chica divertía, distraía y encantaba; los hechos reales dan asco y causan preocupación.

Como el de una madre y su hija, que ahora están tras las rejas y enfrentan cargos de incesto. Las autoridades se enteraron de que las mujeres se casaron legalmente entre sí en un condado perdido de Oklahoma: Comanche.

La boda, en marzo de este año, se realizó entre Patricia Ann Spann, de 43 años, y su hija, Misty Velvet Dawn, de 25. Un informante anónimo dio cuenta del turbio matrimonio a las autoridades del condado de Stephens, donde viven las mujeres. Bajo las leyes de Oklahoma, cualquier matrimonio con un familiar cercano es considerado incesto, sin importar si ha existido o no una relación sexual.

Al ser arrestadas, ninguna de las mujeres pudo encontrar un abogado que las quisiera defender. La pareja vivía en una casa de Duncan, una población ubicada a unos 128 kilómetros al suroeste de Oklahoma City. En el lugar no contaban ni siquiera con un teléfono, pero si había dos criaturas que no se sabe de quién de las dos mujeres son hijos.

Patricia Spann había perdido, muchos años atrás, la custodia de sus tres hijos, que fueron adoptados por la abuela paterna. Hace dos años volvió a ver Misty, su hija, y entre ellas habría nacido un amor fulminante. La madre dijo que pensó que su matrimonio con ella era legal debido a que su nombre no aparece en el certificado de nacimiento de su hija, ya que fue cambiado, extrañamente, luego del parto, aunque tanto madre como hija sabían de su parentesco.

Cuando el caso ya había levantado polvareda e indignación, se sumó otro capítulo que sólo sirvió para agregar más estupor. Los detectives se enteraron que Patricia Spann se había casado, en 2008, con uno de sus hijos, Jody Spann Jr, que en el momento de la boda tenía los 18 recién cumplidos. Dos años después del matrimonio, el chico solicitó la anulación del mismo y citó el incesto como causa. Recién en ese momento supo que la mujer con la que estaba casado y tenía relaciones sexuales a diario, era su madre.

Ahora, madre e hija están presas y sólo podrán salir en libertad, a la espera de su juicio, si cada una paga 10.000 dólares de fianza. Dinero no tienen, pero cosas peores les espera. Una condena a 10 años de prisión y el dolor eterno por haber ensuciado un sentimiento tan sublime como el amor.

Comentários no Facebook