Madryn: Testigo apuntó a Ovando como autor del crimen de Quilaleo

Según lo declarado en la audiencia de apertura de investigación además habría amenazado a otros para que no llamen a la Policía ni lleven al Hospital al herido.
homicidio madrynLeandro Quilaleo, de 21 años, fue encontrado alrededor de las 13 en un vestuario del Club por unos chicos que lo vieron tirado en el piso.
Posteriormente se comprobó que habría recibido entre 7 y 9 puñaladas en torso y abdomen.
Horas después se allanó un domicilio particular de un hombre cercano a la víctima donde se secuestró un cuchillo y ropa ensangrentada.
Allí se detuvo a “Kito” Ovando y según se desprende de la investigación, eran amigos con la víctima y habrían compartido un encuentro en el club la noche del homicidio.
La audiencia de apertura de investigación comenzó pasadas las 12 en los tribunales de Puerto Madryn.

Un testigo apuntó al único detenido como quién apuñaló a Quilaleo y que no dejó que lo lleven al hospital.
Además habría amenazado para que no avisen a policía.
Ovando pidió no declarar y su abogada defensora oficial, Angélica Leiba pidió la libertad.

Según el parte de prensa de Fiscalía, en la audiencia la fiscal María Angélica Cárcano señaló que un testigo declaró que se encontraba con Ovando y Quilaleo en las escaleras del acceso 88, cuando a las 04.30.

Comenzó una discusión seguido de golpes de puños y patadas, pero que pasó a mayores cuando Ovando extrae un cuchillo dándole un puntazo a Quilaleo, lo que provocó que caiga al suelo. La agresión continuó mientras Quilaleo estaba tirado en el piso y la autopsia comprobó que en total fueron 9 puñaladas en torso y abdomen.

El testigo que declaró en la audiencia agregó que intentó separar la pelea adviertiendo que Quilaleo necesitaba atención médica pero Ovando se negó amenazando con que le iba a pasar lo mismo.

Al parecer Quilaleo aún tenía pulso cuando el testigo intentaba convencer a Ovando e incluso habría intentado levantarlo pero que el homicida se abalanzó sobre él y le arrojó puntazos rompiéndole la ropa, afirmando que “a este gil hay que dejarlo que se muera”.

“Acá no pasó nada y no me vas a mandar en cana porque te busco y te mato”, le habría vociferado Ovando al testigo mientras lo amenazaba con un cuchillo.

El sospechoso del crimen decidió no declarar y la defensora pública María Angélica Carcano solicitó su libertad esgrimiendo que “eran amigos de toda la vida, desde los 9 años”.

Por su parte la funcionaria de fiscalía Anya Puchetta fundamentó el pedido de prisión en que el imputado demostró “desprecio por la vida humana”.

Finalmente, el juez penal Marcelo Orlando hizo lugar a la petición de la fiscalía y otorgó la apertura de investigación y la continuidad de la prisión preventiva por 90 días.

FUENTE: Prensa Fiscalía de puerto Madryn.

Comentários no Facebook