Los milagros existen: La increíble historia de la beba que nació dos veces

Al sexto mes de embarazo la sacaron veinte minutos del cuerpo de su mamá para operarla. Tres meses después volvió a llegar al mundo.
la-increible-historia-de-la-beba-que-nacio-dos-veces¿Existen los milagros? Existen. Hay cientos de miles en la historia de la humanidad. Los no creyentes dirán que esta opinión no tiene validez. Que no tiene respaldo científico. Escuchemos entonces una opinión científica.

«Fue un milagro», dijo Darrell Cass, codirector del Texas Children’s Fetal Center, uno de los centros más respetados de Estados Unidos en cuanto a embarazos. ¿Que hecho definía así el doctor Cass? El que leerá a continuación. El de Lynlee, la beba que nació dos veces para no morir.

Margaret Boemer recibió meses atrás el primer mazazo. La mujer, que vive en Plano, Texas, estaba embarazada de cuatro meses. Eran mellizos, pero uno de ellos no había podido sobrevivir. Era su tercer embarazo (tiene dos nenas) y las malas noticias no se detuvieron allí. La melliza que se salvó y llevaba en su vientre, tenía un teratoma sacrococcígeo. En brutal castizo: un tumor que se desarrolla en uno de cada 35.000 fetos, especialmente en nenas. Se desarrolla antes del nacimiento y crece en el coxis de un bebé.

Faltaba la tercera mala. Algunos de estos tumores pueden ser tolerados, pero en el caso de la hija de Margaret, la enfermedad era fatal. El tumor chupaba la sangre de Lynlee, lo que hacía que no pudiera crecer. Los médicos le dieron una solución a Margaret: abortar. Como si eliminar el problema es terminar con el problema. Ella buscó otras respuestas

El doctor Cass le dijo a Margaret: «Es como una pelea entre dos que quieren crecer. El tumor siempre gana y el bebé acaba muriendo porque su corazón no resiste el combate. Sólo tiene una chance». El Texas Children’s Fetal Center le ofreció hacer una cirugía fetal. Casi un imposible, pero era darle la última oportunidad a esa beba que quería llegar al mundo. Así lo explica su madre: «Lynlee no tenía muchas oportunidades. A las 23 semanas, el tumor estaba cerrando su corazón, lo que la hizo entrar en insuficiencia cardíaca, por lo que la elección era entre permitir que el tumor tomara su cuerpo o darle una oportunidad de vivir. Para nosotros fue una decisión fácil».

Cuando la beba cumplió el sexto mes de gestación, los médicos iniciaron su operación. La beba abandonó la placenta por veinte minutos. Había llegado al mundo. Sólo por 1.200 segundos, el tiempo necesario para extraerle el tumor que ya medía lo mismo que la beba.

Cass y su equipo la operaron durante cerca de cinco horas: «La parte en el feto es muy muy rápida. Lleva 20 minutos. La parte que más tiempo lleva es abrir el útero. El tumor era tan grande que se necesitaba una gran incisión. La beba estuvo completamente fuera del vientre de su mamá por veinte minutos, todo el líquido amniótico debe caer por fuerza, en realidad fue bastante dramático».

Pero había otros hechos milagrosos. Durante la cirugía, el corazón de Lynlee se desaceleró. Y Cass explica la angustia que lo invadió: «Básicamente se detuvo. Un miembro clave del equipo, especialista del corazón dio la medicación adecuada y nos permitió seguir operando».

Para terminar la operación, los cirujanos colocaron Lynlee en el interior de la matriz y cosieron el útero de su madre. La beba volvió a la panza de su mamá. Allí estaría otros tres meses más, hasta que el 6 de junio, la beba nació por segunda vez, esta vez por cesárea. Sana.

¿Existen los milagros? Si era creyente, dirá que por supuesto. Para alguno que no lo es y niega cualquier milagro, después de leer esta historia, le habrán entrado grandes dudas.

Pero si antes Margaret sólo recibía malas noticias. Ahora eran todas buenas. A los siete días de nacer, la beba volvió a ser operada para quitarle los restos de tumor que todavía tenía. Con resultado totalmente exitoso.

El doctor Cass dijo que es un milagro. El segundo que ve en su vida. Siete años atrás practicó la misma operación a otra beba. Esa nena tiene hoy siete años.

¿Dónde está ahora Lynlee? En casa. Con su mamá, su papá y sus hermanas. Un grupo de médicos opinó que era mejor abortarla. Sus padres y otro grupo de médicos creyeron en un milagro. Y el milagro se cumplió. Aunque le digan lo contrario, la vida siempre le gana a la muerte.

Comentários no Facebook